EE UU advierte sobre los problemas de derechos humanos más «significativos» en España

Varios de los inmigrantes de origen subsahariano encaramados a la valla de Melilla./
Varios de los inmigrantes de origen subsahariano encaramados a la valla de Melilla.

Cita el "maltrato" de los solicitantes de asilo por parte de la policía y la "corrupción" de los "funcionarios gubernamentales"

EFEWASHINGTON

El Departamento de Estado de EE UU ha citado como los problemas de derechos humanos más "significativos" en España el "maltrato" de los solicitantes de asilo por parte de la policía y la "corrupción" de los "funcionarios gubernamentales". El Departamento de Estado citó esos problemas en su informe anual sobre derechos humanos correspondiente a 2014, que se ha divulgado en Washington.

Sobre los solicitantes de asilo, el informe menciona los hechos ocurridos en febrero de ese año y precisa que fueron denunciados por la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI). En base a la denuncia de AI, el documento señala que "la Guardia Civil disparó pelotas de goma y gases lacrimógeno contra cerca de 250 inmigrantes y refugiados que trataban de cruzar desde Marruecos a Ceuta y podrían haber contribuido a la muerte de, al menos, 14 ahogados".

El Departamento de Estado indicó que entre los problemas detectados también figuran "la circulación de discursos antisemitas en internet, acoso sexuales, tráfico de mujeres para su explotación sexual y discriminación social y violencia contra los musulmanes y minorías étnicas como los gitanos".

Washington reconoce, no obstante, que "el Gobierno español ha tomado medidas para procesar a funcionarios, tanto en las fuerzas de seguridad como en otras ramas del Gobierno, que cometieron abusos". En algunos casos, agrega el documento, "ha habido funcionarios implicados en corrupción y que han creado la impresión de impunidad".

El informe, que sirve como guía al Congreso de Estados Unidos a la hora de decidir la ayuda exterior para cada país, examina el comportamiento de los Gobiernos de todo el mundo (menos de EE UU) respecto a los derechos humanos.