Sánchez pide a los alcaldes del PSOE que hagan bandera de la moderación y la estabilidad presupuestaria

Pedro Sánchez, junto al regidor de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, y la secretaria de Política Municipal socialista, Adriana Lastra. /
Pedro Sánchez, junto al regidor de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, y la secretaria de Política Municipal socialista, Adriana Lastra.

El líder de la oposición pretende demostrar que los acuerdos con Podemos no radicalizarán a su formación

PAULA DE LAS HERASMadrid

Pedro Sánchez sabe que el PP hará todo lo que esté en su mano para que los pactos de Gobierno suscritos con plataformas vinculadas a Podemos en muchos ayuntamientos españoles penalice su discurso como candidato a las elecciones generales del próximo otoño y quiere que los alcaldes de su partido le ayuden a contraatacar. El secretario general del PSOE ha pedido hoy en un acto con una veintena de regidores de ciudades con gran población, celebrado en Alcalá de Henares, que demuestren que es posible hacer bandera de la inversión social y la estabilidad presupuestaria.

"El PSOE va a liderar el cambio con Gobiernos estables, fuertes, moderados y con convicciones progresistas", ha subrayado en su afán de hacer frente a las acusaciones de radicalidad que vienen vertiendo tanto el Ejecutivo de Mariano Rajoy como la formación popular desde que el pasado día 3 ambos se reunieron en la Moncloa. "Son los municipios los que han demostrado en esta legislatura que son capaces de tener superávit y los cuatro con cuentas más saneadas -ha presumido- son socialistas".

El líder de la oposición ha asegurado también que los socialistas van a gobernar "sin exclusiones, sin frentismos, dialogando y tendiendo la mano", pero ha insistido en que su objetivo es la recuperación del Estado de Bienestar y el impulso de los servicios públicos de calidad, un compromiso que aparece recogido en la 'declaración municipal del PSOE' rubricado durante el encuentro.

El documento hace hincapié en cinco iniciativas que estarán obligados a desarrollar todos los municipios gobernados por socialistas: el impulso de las políticas activas de empleo y el apoyo a la creación de empresas por parte de personas jóvenes; la puesta en marcha de oficinas antidesahucios para asesorar a los vecinos con dificultades, intermediar con las entidades financieras, buscar viviendas de alquiler y establecer planes personalizados de pago de impuestos municipales; la concesión de becas de material y libros de texto y la apertura de comedores escolares; redes de atención social para víctimas de la violencia de género y portales de transparencia.

Sánchez, además, se ha comprometido con los alcaldes a instar a los futuros presidentes autonómicos del PSOE a "descentralizar" recursos para atenuar los problemas de financiación que tradicionalmente padece la política local, la más cercana al ciudadano.