20.000 viviendas de alquiler a precio limitado

Encontrar un alquiler accesible se está convirtiendo en un objetivo muy difícil de lograr. En ciudades como Palma o Barcelona los arrendamientos han aumentado casi un 50% en los últimos cuatro años, haciendo muy difícil el acceso a una vivienda a los jóvenes o a las familias con economías más desfavorecidas. El Gobierno quiere dar un giro social al mercado de la vivienda y está dispuesto a frenar esta escalada de precios. Lo hará tal y como ha explicado hoy en el Congreso el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, impulsando un plan integral que prevé, entre otras medidas, la construcción en los próximos cuatro años de 20.000 nuevos pisos de alquiler a precio limitado en las ciudades donde más se haya disparado. Se prevé también ampliar la duración de los contratos de tres a cinco años, limitar el montante de las fianzas o proteger a los inquilinos si se vende su casa. Unas medidas que, según el consejero delegado de la sociedad de tasación Tinsa, Juan Fernández Aceytuno tardarán en tener efecto real en los precios porque llevan aparejados costes y plazos muy amplios. El plan del Gobierno estudia también dar ventajas fiscales a quienes alquilen su vivienda a precios razonables.-Redacción-