Hasta 2.000 euros por un pasaje en una patera hacinada

Imagen de uno de los detenidos. / Policía Nacional

La Policía desmantela una de las redes de tráfico de inmigrantes más activas de los últimos meses

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El negocio del tráfico de personas por el Mediterráneo está en auge. Con más de 57.000 inmigrantes irregulares desembarcados en las costas andaluzas y canarias durante el 2018, la trata de personas deja ya casi más beneficios que el tráfico de drogas. El último golpe de la Policía Nacional lo confirma.

La Policía ha desmantelado una de las redes de tráfico de inmigrantes más activas en los últimos meses con la detención en Almería de ocho de sus integrantes, entre ellos cuatro de sus máximos responsables. El volumen de negocio y los márgenes de beneficio de este grupo eran enormes. Según los investigadores, la trama cobraba entre 1.800 y 2.000 euros por un lugar en una patera hacinada. Los detenidos se embolsaban por el flete de cada patera una media de 25.000 euros limpios, tras pagar sobornos, combustible, alojamiento y pilotos.

Solo este grupo –sostiene la Policía- está detrás de la llegada de cerca de 500 inmigrantes a las costas de Cádiz y Almería desde el pasado agosto.

Los agentes comenzaron las investigaciones en verano del pasado año cuando constataron la existencia de pateras, llegadas a las costas de Cádiz y Almería, y que eran gestionadas por una organización dedicada a introducir inmigrantes de manera clandestina, normalmente de origen magrebí. Tras diversas gestiones, los investigadores comprobaron que la red se encargaba tanto de la captación de los traficados como del cobro de la tarifa por el viaje, siendo alojados temporalmente en domicilios de su propiedad hasta la salida de la patera así como de la obtención de las embarcaciones y de los pilotos.

Los miembros de la organización recogían a los inmigrantes recién llegados a las costas españolas mediante camiones alquilados para ser trasladados, hacinados en la parte trasera de estos vehículos, hasta los domicilios con los que contaba en la provincia de Almería.

La red completaba sus beneficios con el tráfico de drogas. Los agentes se han incautados de, 101 «bellotas» de hachís de unos 1.000 gramos, dos piezas de hachís de 84,86 gramos, una katana y 1.150 euros en efectivo junto a diversa documentación.

 

Fotos

Vídeos