Estados Unidos: Un cóctel de aquí y de allá

Klinsmann, durante un encuentro./
Klinsmann, durante un encuentro.

Jürgen Klinsmann busca la fórmula casi mágica que meta a Estados Unidos en octavos desde un grupo en el que parte como víctima

ALBERTO GARCÍA

A Estados Unidos le toca no pasar de la fase de grupos. No porque coincida en el grupo G con Portugal y Alemania, sino porque desde 1990, cuando volvió a una fase final después de 40 años ausente, alterna malas y regulares actuaciones, y en Brasil toca fracaso. Hace cuatro años, en Sudáfrica pasó a octavos como primera de grupo, pero allí se tropezó con Ghana en la prórroga. Vueltas que da la vida, los africanos son el cuarto equipo del grupo G.

El papel de víctima de Estados Unidos no se corresponde con su brillante clasificación. Primeros de grupo, invictos en casa y con sólo dos partidos perdidos. El papel de actor secundario se lo ha ganado fuera de casa, donde su fortaleza se derrumba. Hacer desaparecer ese doble rostro es la misión que se encomendó Jürgen Klinsmann cuando se hizo cargo del equipo en 2011. Después de varios tropiezos, empezó la fase de clasificación con una derrota en Honduras, el alemán se ha hecho fuerte en un puesto que parecía quemarle.

Klinsmann le ha cambiado la personalidad al equipo. Estados Unidos busca la pelota casi con obsesión. Necesita la posesión para no sufrir. La intensidad física la ponen los jóvenes y el control los veteranos. Klinsmann ha revolucionado su vestuario y reparte los papeles entre veteranos y noveles, entre jugadores de la Major League Soccer y futbolistas que militan en clubes europeos, pero no regala nada.

Entre los veteranos destacan los 35 años del meta Tim Howard. El portero del Everton es titular en la Premier y desde Sudáfrica indiscutible titular con Estados Unidos. La defensa se balancea entre los 25 años de Omar González, de los Galaxy, y la veteranía de Damarcus Beasley, que juega en México después de probar suerte en el PSV o el Manchester City.

Los goles que no marque el veterano Donovan los pondrán el joven Jozy Altidore o el veterano Clint Dempsey. Los dos en un momento dulce, uno con el Sunderland de la Premier y otro con los Seattle Sounders de la MLS.

Queda saber si Klinsmann dará con la proporciones justas para que su cóctel no se queda en la fase de grupos.

 

Fotos

Vídeos