Tim Cahill, un samoano en la cuna del fútbol

Cahill se golpea el pecho./
Cahill se golpea el pecho.

A los 14 años debutó con la selección sub’20 de Samoa

M. GLERA

El líder. Es la definición de Tim Cahill (Sydney, 1979). Un mediapunta con fútbol inglés en el cuerpo (por parte de padre) y tesón samoano (madre) en la mente. Cahill protagoniza su tercer mundial con Australia, selección de cuya historia forma parte desde el 12 de junio del 2006, cuando marcó el primer gol de los canguros en una cita Mundialista.

Cahill siempre fue un jugador precoz y decidido. A los 14 años debutó con la selección sub20 de Samoa. A los 16 años emigró a Londres gracias al dinero que prestaron a sus padres para emprender la aventura inglesa. En la City creció en el modesto Millwall, donde jugó 7 temporadas. El Everton se fijó en este australiano con sangre inglesa, samoana y que renunció a jugar con Irlanda para hacerlo con Australia en los Juegos del 2004 y le fichó. En casa de The Beatles vivió ocho temporadas en las que sumó 68 goles antes de ser traspasado en el año 2012 a los Red Bull de Nueva York por 1,5 millones de euros.

Cahill no es un jugador alto, pero su cabeza es peligrosa, pensando y rematando. Es su último Mundial y no quiere defraudar a una afición que será la séptima más numerosa en Brasil. En la tierra de Pelé puede agigantar su leyenda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos