El último rugido mundialista de Eto'o

Samuel Eto'o, con Camerún./
Samuel Eto'o, con Camerún.

Las opciones de Camerún pasan por el estado de forma del delantero del Chelsea

TERESA G. FUEYO

El León indomable es él. Las constantes peleas con los directivos han hecho que se retire una y otra vez de la selección, pero siempre opta por regresar.

Único jugador del mundo que ha ganado dos tripletes, primero con el Barcelona de Guardiola y luego con el Inter de Mourinho, afronta su cuarto y previsiblemente último Mundial. A sus 33 años, quizá no sea el Eto'o del Barça, pero el actual delantero del Chelsea es la estrella indiscutible de su selección, una leyenda cuya experiencia tiene un contrapunto negativo en el lógico declive de un ariete que ha cimentado su carrera en la velocidad.

Eto'o sabe que por su estado de forma pasarán las mejores opciones de su selección, a la que falló para la clasificación para Alemania 2006, cuando no adquirió la responsabilidad de lanzar el penalti que les condenó en el último minuto ante Egipto. Orgullo y ambición son las mejores armas de un delantero que quiere brillar en la que puede ser su última gran aparición internacional, donde tendrá que exhibir sus mejores cualidades: talento, velocidad y potencia para encarar al rival de turno. Con 53 tantos, es el máximo goleador histórico de los Leones indomables. Y en Brasil tratará de pasar la primera fase (algo que no consiguió en los tres mundiales que jugó).

 

Fotos

Vídeos