Philipp Lahm, el carrilero con alma de káiser

Philipp Lahm, durante una entrevista./
Philipp Lahm, durante una entrevista.

Desequilibrante como pocos laterales es uno de los guerreros más experimentados con que cuenta la selección germana

ÓSCAR BELLOTMadrid

A sus 30 años, y con más de noventa partidos como internacional a sus espaldas, Philipp Lahm afronta la que probablemente sea su última oportunidad de levantar la Copa del Mundo. Sería el punto álgido de una carrera llena de éxitos con su equipo, el Bayern de Munich, a lo largo de la cual, como otras leyendas del fútbol alemán, ha sufrido un proceso de metamorfosis que le ha convertido en uno de los puntales tanto del cuadro bávaro como de la 'Mannschaft'.

Lateral de largo recorrido, Guardiola ha recorrido en ocasiones a él como cerebro, como ya hiciera también Jupp Heynckes. Löw no anda tan necesitado de su presencia en el mediocampo, por lo que sus funciones se limitarán a cerrar el carril derecho y sembrar el terror con sus incorporaciones al ataque. Desequilibrante como pocos en su posición tanto por su velocidad como por su regate, su ascendiente sobre el combinado nacional es máximo y, junto con Schweinsteiger, ostentará los galones de mando, actuando como correa de transmisión de las órdenes del técnico y sirviendo como ejemplo para unos jóvenes talentos que se miran en el espejo de su carácter. Un auténtico guerrero que persigue uno de los pocos títulos que aún no adornan su palmarés.

 

Fotos

Vídeos