David de Gea, un ‘Chopo’ de futuro... y mucho presente

David De Gea, durante un entrenamiento./
David De Gea, durante un entrenamiento.

De Gea, mundialista por la grave lesión de Valdés, ha disputado 52 partidos oficiales esta temporada y ha sido elegido mejor futbolista del Manchester por aficionados y compañeros

AMADOR GÓMEZMadrid

Si Víctor Valdés no se hubiese lesionado de gravedad, David de Gea no sería ahora mundialista, pero de todos los guardametas españoles aspirantes a formar parte de la lista para Brasil, el portero del Manchester United, ahora tercero de La Roja, es el que más partidos oficiales ha disputado esta temporada. Nada menos que 52, 37 de ellos en la Premier y 10 en la Champions.

En la liga inglesa los diablos rojos, séptimos, se han estrellado, fuera de Europa por primera vez después de 24 años. En la Liga de Campeones, el Bayern les despidió en cuartos de final. Sin embargo, De Gea ha sido uno de los más destacados de la plantilla, elegido mejor futbolista del año en el Manchester no sólo por los aficionados, sino también por sus compañeros. Es el primer cancerbero en la historia del club inglés que se hace merecedor del premio Sir Matt Busby que supone un espaldarazo más para quien es portero de futuro de la selección española... pero muy de presente.

Comparado por los más atrevidos con el Chopo Iribar, el mito del Athletic que es una referencia para De Gea, el joven portero madrileño (23 años) aún no ha debutado con la absoluta, pero con España ha sido campeón de Europa con la selección sub-17 y ya dos veces con la sub-21, en ambas, siendo el guardameta menos goleado. También campeón de la Liga Europa y de la_Supercopa con el equipo de su corazón, el Atlético, en 2010, año en el que fue preseleccionado para el Mundial de Sudáfrica. Curiosamente, cuando era niño y jugaba en el Colegio Castilla de Torrejón de la Calzada, cercano a Illescas (Toledo), el pueblo en el que De Gea se crió, no actuaba bajo palos, sino como delantero. En la escuela de Casarrubuelos sí lo hacía de portero, y lo alternaba con el tenis.

Su ídolo no es un futbolista, sino Rafa Nadal, con quien comparte valores fundamentales, no sólo en el deporte. Al igual que al tenista balear, sus padres le enseñaron «a trabajar, a tener humildad, a esforzarse, a ser responsable...». «A muchas cosas, a las importantes que te sirven en la vida», reconoce orgulloso De Gea, quien hace poco más de cuatro años llegó a plantearse abandonar el fútbol, porque era suplente en el filial del Atlético y la situación le deprimía.

Quique Sánchez Flores le devolvió la ilusión y De Gea demostró al técnico que no estaba equivocado. Que había apostado por un tallo (1,92 metros) que, a pesar de su edad -entonces 19 años-, no sólo tenía ya mucho aplomo y personalidad en el campo, sino que también sabía jugar con los pies e iba bien por arriba. Aparte de su agilidad y reflejos, que le han llevado a protagonizar en este 2014 la parada de la temporada en la Premier. Una mano enorme como respuesta inmediata a un derechazo de Luis Suárez. Por algo se le conoce como Van der Gea o el Gato ruso y el United pagó 20 millones de euros en 2011 por el rubio y delgado De Gea, también habitual en las revistas del corazón por su noviazgo con la cantante Edurne.

 

Fotos

Vídeos