Sabella se exige más

Sabella da indicaciones a Agüero. /
Sabella da indicaciones a Agüero.

Sometido a una gran presión y envejecido en sólo tres años al frente de la albiceleste, rompió el maleficio de cuartos pero ahora sólo le vale el título

IGNACIO TYLKOMadrid

La incertidumbre se cierne sobre Alejando Sabella, que medita echar el cierre a su etapa en el equipo nacional aunque, como dijo tras la victoria ante Bélgica, el primer objetivo ya lo ha cumplido con la clasificación de Argentina para semifinales por vez primera desde Italia90. Hemos alcanzado la meta inicial, pero obviamente queremos más y aspiramos a todo, dijo tras ese triunfo de cuartos fruto del gol de Higuaín.

A Sabella se le exigió que supere la barrera de cuartos, infranqueable durante casi un cuarto de siglo, pero llegados aquí la afición y la crítica en su país, ambas muy exigentes, no se conformarán con otra cosa que conseguir el título en feudo del enemigo brasileño

Sometido a una enorme presión en el banquillo de la albiceleste, un polvorín ayer, hoy y siempre, este bonaerense de 59 años ha envejecido siete en sólo tres y contempla otros horizontes.

El liderazgo de Leo Messi alimenta la obligación del éxito en Argentina. Y arrastra al técnico, obligado a ganar simplemente por obtener la coronación definitiva del astro del Barcelona y que la Pulga pueda ser comparada al fin con el Pelusa.

Sabella ha forjado un buen grupo con sus jugadores, que entienden sus argumentos y le siguen fielmente, pero Messi le abrió heridas cuando, tras el primer partido ante Bosnia-Herzegovina, criticó públicamente la defensa de cinco impuesta por su técnico y se confesó más a gusto con Gago en el campo y los cuatro fantásticos por delante.

Se le acusa de poca cintura táctica y de estar sometido al dictado del veterano Carlos Salvador Bilardo, coordinador de todas las selecciones nacionales argentinas y con mucho peso en el cuerpo técnico.

Sabella se forjó como entrenador a la sombra de Daniel Passarella, del que fue ayudante en las selecciones de Argentina y Uruguay, además de Parma, Monterrey, Corinthians y River Plate. Ejerce como primer entrenador sólo desde 2009, cuando alcanzó un sonado éxito al conquistar la Copa Libertadores con Estudiantes de la Plata.

Sabella llegó al banquillo albiceleste en el 2011, tras el mal papel en la Copa América de la Argentina de Sergio Batista, eliminada en cuartos de final contra Uruguay, y con esa única y grata experiencia en Estudiantes. Las apuestas sobre su sucesor se manejan desde hace tiempo, con Tata Martino y Cholo Simeone entre los aspirantes. Mientras, él contempla un futuro mejor de vuelta a la competición de clubes. Más tiempo para trabajar en el día a día y poder construir un equipo a su gusto, y menos presión que en la albiceleste.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos