Argentina encuentra motivos para soñar

Ganó sus cinco partidos, rompió el maleficio y celebra el compromiso colectivo, la progresión de Messi y la liberación de Higuaín

Di María (i), Higuaín (c) y Messi (d) celebran un gol. /
Di María (i), Higuaín (c) y Messi (d) celebran un gol.
IGNACIO TYLKOMadrid

Argentina tiene sobrados motivos para celebrar, aunque inquietan las lesiones de Agüero y Di María porque anula el efecto ofensivo de 'los cuatro fantásticos'. Es la única semifinalista que ha ganado sus cinco partidos, ha vuelto a situarse entre los cuatro mejores del planeta por primera vez en 24 años, va recuperando a un Messi reconocible y su ariete, Gonzalo Higuaín, se reencontró con el gol frente a Bélgica después de una alarmante sequía de casi un año con la albiceleste.

Han tenido que pasar nada menos que 26 partidos de la Copa del Mundo y 8771 días para volver a ver a Argentina compitiendo junto a los mejores. No alcanzaba la penúltima ronda desde que derrotó a Yugoslavia en el estadio Artemio Franchi de Florencia en un duelo resuelto por penaltis y con el portero Sergio Goycoechea convertido en héroe. Agarrada a los goles de Messi en la primera fase, a Di María en la prórroga ante Suiza y a Higuaín frente a los 'diablos rojos', la selección de Alejandro Sabella avanza.

«Hemos cumplido el objetivo mínimo pero queremos más. Jugamos bien frente a los belgas, de forma equilibrada y con las líneas juntas», resumía el técnico bonaerense, de 59 años, tras el partido. «Messi no marcó pero su forma de aguantar el balón es como encontrar agua en el desierto. Leo nos da aire. En cuanto a Higuaín ya dije que lo suyo era una cuestión de rodaje porque había estado tiempo de baja por una lesión», añadía. Al preparador argentino las victorias le han cambiado la cara y hasta el discurso. «Ha mejorado mucho su verbo. Ahora se parece incluso a Valdano», bromeaba algún periodista argentino en la sala de prensa.

Higuaín estaba pletórico tras soltar lastre, pero trataba de frenar la euforia. «Por suerte llegó el gol en este partido. El delantero vive de esto y qué más lindo que hacerlo para pasar a semifinales», afirmó el 'Pipita', declarado mejor jugador del encuentro de cuartos disputado en el estadio Mané Garrincha de Brasilia.

«Sólo dos pasos»

El ariete del Nápoles niega que sufriera ansiedad. EEstaba tranquilo, trabajando para marcar y por suerte conseguí el tanto en un momento importante y nos dio la victoria. Estoy feliz», insistió Higuaín, que suma cinco goles en Mundiales con la albiceleste, tras sus cuatro tantos en Sudáfrica.

«Estoy muy orgulloso y dichoso por el pase a semifinales. Hace mucho tiempo no se lograba. Este grupo hizo un esfuerzo enorme por conseguirlo. Todavía faltan dos pasos para poder lograr este sueño por el cual vinimos», concluyó en referencia a los próximos desafíos de la albiceleste.

Messi, el primero que se puso ante los belgas el mono de trabajo que exigió su jefe, no cabía en sí de gozo. «Disfruten, sigan soñando. Cada vez falta menos. Estamos en semifinales y somos nosotros los que lo hemos conseguido», proclamaba a los cuatro vientos. Destacó el buen trabajo colectivo que condujo al éxito frente a los belgas. «Todos asumimos el compromiso de correr, de cerrarles los espacios».

«Más garra que fútbol»

Tras romper el maleficio después de cinco Mundiales de despedidas tempranas, Argentina acaricia el título con más garra que fútbol, destacó este domingo la prensa local.

«Adiós al maleficio. Después de 24 años, la selección está entre las cuatro mejores», tituló el diario La Nación. El equipo «sacó rápida ventaja con el gol de Higuaín y lució comprometido», sostuvo.

La Nación evaluó que Messi «destacó por su sacrificio para recuperar la pelota», pero «la gran figura esta vez fue Higuaín que venía jugando un Mundial decepcionante y contra los belgas no sólo marcó el gol de la victoria, sino que fue fundamental para inquietar a la defensa rival».

«Más cerca del sueño», tituló en su portada el diario Clarín, que consideró el triunfo fue mérito «de mucha garra y algo de fútbol», pero que le da a Argentina «derecho a soñar» con la Copa. «El equipo entró en el corazón de la gente» subrayó el diario al destacar que «se acabó la generación que no vio jamás a Argentina entre los cuatro mejores del mundo».

«Alegria nao tem semifim», tituló con picardía el diario deportivo Olé, que destacó el planteamiento de Sabella y consideró que «esta vez el mérito principal es de él». «Argentina afrontaba ser mejor que sí misma y ser mejor que Bélgica y los dos desafíos los consumó mejorando en el uno a uno y en lo colectivo, si no perfecto, al menos bastante parecido al que esperábamos».

Argentina «fue un equipo despierto, compacto, solidario, agresivo en el buen sentido y capaz de buscar su suerte con decisión», señaló Olé. «La casa de la selección tiene varias cosas para ser arregladas pero se ganó el derecho de hacer una pausa en las obras y celebrar lo cosechado», enfatizó.

«Eu tem Pipa», tituló el popular diario Crónica en portugués al referirse al goleador Higuaín . «Logró su primer gol en el Mundial y fue la figura. Se vienen los holandeses, tiemblan los brasileños», expuso Crónica al vaticinar una final con el archirrival sudamericano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos