Argentina sigue con deudas

La agónica victoria sobre Suiza agudiza los debates sobre la 'Messidependencia', el mal momento de Higuaín, la floja defensa y la falta de cintura táctica de Sabella.

Higuaín (i), pelea por el balón con un jugador suizo. /
Higuaín (i), pelea por el balón con un jugador suizo.
IGNACIO TYLKOMadrid

La agónica clasificación para cuartos de Argentina, que frente a Bélgica tratará de poner fin a una maldición que le persigue desde Italia'90, ha generado controversia en un país todavía más exagerado que España porque se habla más de fútbol que de sexo y política y hay millones de 'entrenadores' que a diario debaten sobre sistemas y jugadores.

Aunque Alejandro Sabella se felicitó tras la victoria ante Suiza en Sao Paulo de contar con una selección «inteligente y sólida, que sólo sufrió algunas distracciones puntuales en un partido muy difícil ante un rival sólido y difícil», la albiceleste todavía está en deuda.

Se discute su 'Messidependencia', la endeblez defensiva con esa línea en el fondo que forman Zabaleta, Federico Fernández, Ezequiel Garay y Rojo, los pases fáciles e intrascendentes de Gago y el pésimo rendimiento hasta ahora del ariete, ya que Gonzalo Higuaín vino corto de preparación por una grave lesión que sufrió en el Nápoles y no ha marcado en los 330 minutos disputados de Mundial. No anota y ni tan siquiera disfruta de ocasiones.

Sabella también genera escepticismo por su escasa cintura táctica y no hacer cambios valientes que revolucionen la dinámica de un partido. Junto a Messi, que sin acercarse aún a su mejor versión sigue creciendo y aporta liderazgo, se agradece el esfuerzo de Di María, que como dijo gráficamente Sabella «corre más según pasan los minutos», y la jerarquía de Mascherano.

'Marea albiceleste'

Por encima de todo destaca una afición entregada, una 'marea albiceleste' que ha invadido Río de Janeiro, Belo Horizonte, Porto Alegre y Sao Paulo, que sueña con un 'Maracanazo' y que no cesa de cantar para recordar que, a su juicio, «Maradona es más grande que Pelé».

Anima, grita, canta, baila y todo lo demás que se puedan imaginar, y genera algún que otro altercado de orden público como el que obligó a intervenir a la policía militar en el barrio Villa Magdalena, la zona de marcha de Sao Paulo. Las fuerzas de seguridad tuvieron que emplear gases lacrimógenos y botes de humo para dispersar a un grupo de violentos que lanzaban bengalas.

Maradona, con mucho credo en su país, considera que la albiceleste «aún no ha arrancado». «Me produce amargura y bronca que no tenga cambios de ritmo, ni movimientos en la delantera, porque hay recursos técnicos y humanos para jugar mucho mejor», analizó el 'Pelusa' en el programa De Zurda, en Telesur.

«Messi está muy solo. Si no le sale, luego no caigamos en que es el culpable de la hecatombe», añadió antes de avanzar que «habrá dificultades en el choque de cuartos ante Bélgica si el equipo no despierta».

La prensa analizó este miércoles 2angustioso y emocionante paso de la selección en Brasil», tal y como tituló La Nación. Este diario consideró que el equipo «fue superior a Suiza, pero le faltó juego».

Para Clarín, «el equipo avanza, pero no aparece y tuvo su cuota de suerte en el minuto final». Elogió a Di María como «el ángel de la guarda», pero subrayó que «el éxito depende de Leo Messi». «Apareció poco, pero fue decisivo», dijo.

El diario deportivo Olé tampoco escatimó elogios para Di María, ni críticas al funcionamiento colectivo. «Cuando el corazón estallaba y los penaltis se volvían inevitables, Angelito fue Dios», sostuvo, pero «Argentina sigue sin ser un conjunto, ni de lejos».

Argentina ganó «con el corazón en la boca», tituló el popular diario Crónica. En su suplemento deportivo, el diario Tiempo Argentino destacó que el equipo albiceleste «lleva en su ADN el riesgo en la defensa y eso lo convierte en un equipo infartante».

Luto

Entre los enviados especiales luto por el fallecimiento de la periodista argentina María Soledad Fernández, que cubría el Mundial y murió de madrugada en un accidente automovilístico en el estado brasileño de Minas Gerais en el que resultaron heridos sus dos compañeros de un equipo de televisión, según informaron fuentes oficiales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos