Suzuki Vitara, renovación radical de un clásico

Suzuki Vitara, renovación radical de un clásico

El nuevo Suzuki Vitara crece, cambia el diseño, dispone de propulsores más modernos y de un equipamiento de seguridad de primer nivel

MANU CORTÉS

Desde su llegada al mercado en 1988, el Suzuki Vitara ha dado a la marca nipona grandes éxitos por su diseño estiloso y urbano, sus dimensiones compactas y fáciles de manejar, su comportamiento en carretera y sus notables capacidades para desenvolverse en pistas o terrenos muy abruptos. Ahora, más de un cuarto de siglo después del debut del modelo original, la herencia del Vitara se personaliza en la encarnación de un vehículo con un diseño más actual y deportivo.

La sexta generación del Vitara mide ahora 4,17 metros de largo, y compite en el disputado segmento B de los SUV urbanos (uno de los que más crece en los últimos años) con los Peugeot 2008, Renault Captur, Nissan Juke o Citroën C4 Cactus como rivales más destacados.

Destacan en su nueva carrocería el capó abombado, el guardabarros delantero en forma trapezoidal, las salidas de aire laterales situadas en el capó, y unas líneas generales de estilo que le otorgan una imagen de coche más robusto. Además, la búsqueda de la mejor aerodinámica se refleja en el diseño de las aberturas del parachoques, en la línea de techo que baja suavemente hacia la trasera, en las superficies planas de los bajos del vehículo, y en los retrovisores laterales y los bordes del parachoques delantero. Los faros led con la carcasa del proyector en azul, ayudan a ahorrar energía y crean una imagen más moderna.

El interior es bastante amplio, y el salpicadero se ha diseñado con un estilo más deportivo, con esferas de información y tomas de aireación redondas, y un reloj analógico en la parte central del salpicadero. El interior se puede personalizar con un salpicadero en dos colores, mientras la capacidad del maletero se va ahora hasta los 375 litros.

El nuevo Suzuki Vitara está disponible con tracción 4 x 2 y 4 x 4. Tiene 18,5 centímetros de altura libre al suelo y una buena capacidad off road. El Vitara gasolina está a la venta desde 16.110 euros y el turbodiésel desde 18.110 euros, ambos con tracción a las ruedas delanteras; con tracción total a las cuatro ruedas, tiene un sobreprecio de 1.800 euros.

El nuevo Vitara, en su versión 4 x 4, cuenta con el sistema de tracción Allgrip con el que el conductor puede elegir con pulsar un mando situado en la consola, entre cuatro modos diferentes de conducción (Auto, Sport, Snow y Lock) en función del tipo de terreno en el que se desenvuelva. Este sistema está asociado a un control de descenso de pendientes, muy eficiente y que aporta un plus de seguridad en bajadas off road complicadas en conducción todoterreno o sobre firmes muy deslizantes, como nieve o hielo.

El sistema Allgrip del nuevo Vitara usa una función de retroalimentación para enviar más par a las ruedas traseras si detecta que las delanteras patinan. La nueva función otorga al sistema una característica adicional al predecir los riesgos de derrape delantero de acuerdo con las condiciones del firme, la posición del pedal del acelerador y el ángulo de la dirección, para enviar más par a las ruedas traseras antes de que se produzca el derrape.

El popular todoterreno de la marca nipona ofrece un total de diez versiones diferentes, combinando motorizaciones, sistemas de tracción o niveles de acabado, denominados GL, GLE y GLX, que ofrecen un completo equipamiento de serie. Están disponibles 14 colores, ocho de ellos bitono, combinando techo blanco o negro. También hay dos opciones de personalización con denominación Urban y Rugged, con un coste adicional de 800 euros.

1.6 VVT / 1.6 DDIS

ficha técnica suzuki vitara

Combustible: Gasolina / Gasóleo

Cilindrada: 1.586 cm3 / 1.598 cm3

Potencia: 120 caballos / 120 caballos

Par motor: 156 Nm / 320 Nm

0 a 100 km/h.: 11,5 segundos / 11,5 segundos

Velocidad: 180 km/hora / 180 km/hora

Consumo: 5,3 litros / 4 litros

Cambio: Manual, de 5 o 6 marchas, Automático, de 6 marchas

Largo: 4,17 mts.

Alto: 1,61 mts.

Ancho: 1,77 mts.

Capacidad maletero: 375 litros

Precio (desde): 16.110 euros / 18.110 euros

El equipamiento del nivel GL incluye aire acondicionado, radio CD con Bluetooth, control de estabilidad, retrovisores exteriores eléctricos y control de descenso de pendientes. El nivel GLE añade sobre el GL, llantas de aluminio de 17 pulgadas de diámetro, climatizador automático, cámara de visión trasera y programador de velocidad. Por último, en el GLX son de serie faros leds para luces cortas, acceso y arranque sin llave, navegador, asientos con calefacción, además de un sistema de frenada automática de emergencia.

La oferta mecánica está integrada por dos equipos propulsores: un gasolina y otro turbodiésel, ambos partiendo de un mismo bloque motor de 1.6 litros de cilindrada y 120 caballos de potencia. Con el motor gasolina se ha efectuado una sustancial mejora en la reducción de la fricción de todos sus componentes y el menor peso del conjunto, lo que permite rebajar el consumo hasta apenas 5 litros al tiempo que se consigue un par y una potencia bastante notable para su cilindrada. El turbodiésel consume 4 litros de media.

Con una suspensión cómoda y el habitáculo bien aislado del ruido, el nuevo Vitara dispone de cambio de marchas manual de seis relaciones en el caso de la versión turbodiésel y de cinco en el de gasolina (automático de seis marchas en junio para el gasolina y a fin de año en el de gasóleo). Además, ofrece en todas las versiones de serie el sistema de apagado y encendido automático del motor en detenciones.

El equipamiento de seguridad activa del nuevo Vitara incluye el sistema de asistencia a la frenada por radar RBS. Cuando se conduce a bajas velocidades, este sistema monitoriza la carretera y detecta al vehículo de delante por medio de un radar milimétrico y si siente la posibilidad de una colisión, avisa al conductor con un pitido y una notificación en el display de información del salpicadero. Si la posibilidad de colisión aumenta, el sistema activa la asistencia a la frenada que incrementa la fuerza de frenado cuando el conductor pisa el freno.

Si el sistema RBS determina que la colisión es inevitable, aplica el freno automáticamente. Este sistema, por tanto, ayuda a prevenir colisiones cuando el vehículo circula a velocidades bajas y minimiza los daños en caso de colisión. El equipamiento de seguridad pasiva incluye siete airbags que protegen a los ocupantes en caso de un impacto frontal o lateral, pretensores y limitadores de fuerza en los cinturones de seguridad, y un mecanismo que limita el movimiento hacia atrás del pedal del freno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos