Seat León, a prueba de balas

Seat León, a prueba de balas

El blindaje del nuevo coche de la Policía y los Carabinieri italianos resiste el impacto, como mínimo, de las balas del revólver calibre 44 Magnum y 357 Magnum

REDACCIÓN

El Seat León 2.0 TDI es el nuevo coche de los cuerpos de seguridad italianos, tanto para la Polizia di Stato como los Carabinieri. Para ello, antes ha tenido que superar exigentes pruebas, como es la adopción correcta del blindaje para resistir el impacto de balas. Las imágenes son sorprendentes.

Disparos de balas propulsadas a una velocidad de 1.400 km/h impactan sobre el vehículo. El parabrisas, reforzado con 22 milímetros de grosor, recibe la mayoría de los proyectiles y sin ningún riesgo para los ocupantes. También las puertas, con un blindaje B4 a prueba de cómo mínimo los revólveres 44 Magnum y 357 Magnum, aguanta las acometidas del arma.

Terminada la prueba, los técnicos comprueban que todo esté en orden. De haber pasajeros en el coche, ninguno habría sufrido daños. Además, varios técnicos ponen también a prueba los cristales de las ventanas. A través de un sistema especial, lanzan piedras de gran tamaño que impactan con fuerza. Las lunas se resquebrajan, pero ninguna cede.

Los técnicos han trabajado duro equipando el interior del Seat León con un soporte para armas y portachalecos antibalas en el techo. Otros elementos son la radio y la localización GPS, controles y mandos para las puertas y faros de búsqueda. También llevan dispositivos especiales de iluminación, sirena, y la parte posterior es una celda para los detenidos.

Otras pruebas para comprobar la resistencia del vehículo han sido las 100.000 operaciones de apertura y cierre de la puerta, o los 30.000 kilómetros recorridos con paradas solo para repostar y relevar los conductores. En el último test dinámico, una prueba de persecución en la que el vehículo alcanza su máxima velocidad, superior a los 200 km/h.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos