Porsche 964, la tercera generación

Porsche 964, la tercera generación

Estrenó la tracción a las cuatro ruedas y el encendido por doble bujía

La tercera generación del Porsche 911, conocida en la marca como el 964, supuso una combinación de la tradicional silueta del modelo con nuevos avances tecnológicos. También fue una apuesta para el futuro de la marca, un desafío económico que esta tercera evolución supo ganar.

La primera variante de la nueva gama mostró cómo se había avanzado en innovación técnica: la tracción a las cuatro ruedas. Con la experiencia de Porsche en el exclusivo 959, incorporó este tipo de transmisión total al modelo de calle, cuya denominación fue Carrera 4. Un sistema hidráulico controlado electrónicamente para la distribución de potencia. El dispositivo de tracción a las cuatro ruedas utilizaba los sensores del sistema antibloqueo de frenos.

Como era de esperar, en 1989 aparecía el siguiente 911, el Carrera 2, con propulsión a las ruedas traseras. A la vez, el Cabrio y el Targa se unían al Coupé. Con pequeñas modificaciones en la carrocería como los parachoques integrados, el 85 % del 964 era nuevo.

El motor refrigerado por aire, de seis cilindros horizontales opuestos, ahora con 3.6 litros, se ubicaba un poco más alto, con una potencia de 250 caballos tanto el Carrera 2 como en el Carrera 4.

Una de las innovaciones técnicas fue el encendido por doble bujía, un dispositivo que Porsche había desarrollado para conseguir mayor fiabilidad en los motores de aviación. Otra novedad fue la caja de cambios automática Tiptronic, que permitía mayor suavidad de marcha. También se trabajó para mejorar la aerodinámica en el eje posterior gracias al alerón retráctil.

En 1993, una de las variantes más llamativas fue el 911 Aniversario, una edición limitada a 911 unidades para celebrar los 30 años en el mercado del 911. Esta serie especial combinaba la transmisión del Carrera 4 con la carrocería cupé, llantas de 17 pulgadas y el chasis del 911 Turbo, pero sin alerón trasero. Se reconocía por el exclusivo color metalizado Viola y el interior con cuero gris Rubicon.

La versión Turbo se reconocía al instante por su considerable alerón posterior.
La versión Turbo se reconocía al instante por su considerable alerón posterior.

Para los más exclusivos, la carrocería del 911 Speedster, lanzado en 1993, se modificaba con un parabrisas más corto y la estructura del techo con una doble cúpula en forma de burbuja que cubría detrás de los asientos delanteros. Los 930 se construyeron sobre la base del Carrera 2 Cabriolet, y solo 15 unidades con la carrocería más ancha del turbo.

Los 911 con motor turbo eran los más potentes de la generación del 964. El 911 Turbo, al principio con el propulsor de la versión anterior de 3.3 litros y 320 CV y el 911 Turbo S aún más impresionante con 381 caballos; después a principios de 1993 llegó el motor 3.6 con 360 CV. Porsche fabricó un total de 63.762 unidades del 964 entre 1988 y 1994.

 

Fotos

Vídeos