Subaru Impreza, fiabilidad absoluta

El nuevo Impreza destaca por su robustez, bajos costes de mantenimiento y funcionalidad

MANU CORTÉS

El Impreza ha marcado un hito en la historia de la marca japonesa Subaru, con 3,5 millones de unidades vendidas en todo el mundo, 250.000 de ellas en Europa. Gracias a su motor «Bóxer» de cuatro cilindros opuestos dos a dos y su tracción a las cuatro ruedas, siempre ha ofrecido una agilidad y un excelente comportamiento dinámico sobre todo tipo de superficies. Desde el lanzamiento de la primera generación en 1992, el Impreza ha sido un claro exponente de las cualidades que han hecho de Subaru una marca única por su filosofía de hacer vehículos seguros, divertidos y resistentes.

La quinta generación del Subaru Impreza lleva esos valores a un nivel superior. Sobre suelo seco, con lluvia, con nieve o ante cualquier imprevisto, el Impreza ofrece siempre el más elevado nivel de seguridad con un comportamiento dinámico, diversión al volante y una robustez imbatible.

El nuevo Impreza cuenta con las dos principales señas de identidad mecánica de la firma nipona: tracción integral permanente simétrica y el motor «Bóxer» de 4 cilindros opuestos horizontalmente. Además de un centro de gravedad más bajo y de la ausencia de vibraciones, utiliza un motor que permite colocarlo en línea con la transmisión para obtener la máxima eficiencia a la hora de transferir la potencia a todas las ruedas.

Nuevo chasis

El modelo llega ahora con un nuevo chasis que mejora ostensiblemente la seguridad, el confort de marcha y la agilidad. El uso de esta plataforma elimina prácticamente las vibraciones que llegan al volante, a los asientos o al suelo del habitáculo. La rigidez torsional es un 70 por ciento superior al anterior modelo y también son más rígidos los puntos de conexión de la suspensión con la carrocería, lo que se traduce en una superior estabilidad y calidad de rodadura. Además, la nueva plataforma permite situar el centro de gravedad 5 milímetros más bajo, mejorando el comportamiento dinámico.

En el interior del Impreza hay ahora materiales de mejor calidad visual y real, detalles más prácticos y cómodos, formas más dinámicas, así como asientos más confortables y seguros. La ergonomía del puesto de conducción se ha diseñado para que todos los mandos, pantallas y funciones resulten fáciles de manejar, con el objetivo de que el conductor pueda mantener toda su atención en la carretera.

Por ello hay cuatro áreas claramente definidas. En primer lugar, la instrumentación principal en la «capilla» de información con dos grandes relojes de fácil lectura y una pantalla con datos del ordenador de a bordo. En la parte alta de la consola central otra pantalla a color de 6,3« aporta información de la climatización y de diversas funciones del sistema «Eye Sight». Al mismo tiempo, la pantalla táctil principal del sistema de información y entretenimiento, que puede ser de 6,5 pulgadas (acabado Sport) o de 8 pulgadas (acabado Executive), y por último, los mandos de la climatización.

La seguridad ha sido profundamente mejorada atendiendo a cuatro áreas principales: activa, pasiva, preventiva y primaria. Empezando por un nuevo diseño del puesto de conducción en el que la visibilidad es la clave; también se han minimizado al máximo los puntos muertos reduciendo el grosor de los pilares de la carrocería y aumentando la superficie acristalada. Del mismo modo, se ha estudiado hasta el más mínimo detalle la ergonomía para que todos los mandos, pantallas y funciones resulten fáciles de manejar y controlar. Para finalizar, se han diseñado unos asientos que reducen el cansancio al mínimo por muy largo que sea el trayecto.

Ficha técnica Subaru Impreza

Combustible:
Gasolina
Cilindros:
4, opuestos dos a dos
Cilindrada:
1.600 cm3
Potencia:
114 caballos
Cambio:
Automático 7 velocidades
Tracción:
A las 4 ruedas
Velocidad:
180 km/h.
0 a 100 km/h.:
12,4 segundos
Consumo:
6,2 litros
Largo:
4,46 m.
Ancho:
1,77 m.
Alto:
1,48 m.
Capacidad del maletero:
385 litros
Precio:
Desde 20.400 euros

En cuanto a seguridad preventiva, destaca la presencia de la tercera generación del innovador sistema «Eye Sight» que incluye funciones como el aviso de colisión, la frenada precolisión, asistencia a la frenada precolisión, control de crucero y de crucero adaptativo, aviso de salida del carril, permanencia en el carril, control del acelerador, aviso de derrapaje y aviso de avance del coche delantero.

Por lo que se refiere a la seguridad pasiva, la nueva carrocería dispersa la energía en caso de accidente de manera mucho más eficiente, mientras que las mejoras introducidas en la dirección, la suspensión y los frenos permiten disfrutar de una conducción más segura. Elementos como el reparto activo del par motor y del par en curva contribuyen a mejorar significativamente la seguridad activa.

Con respecto a la anterior generación, el Impreza es ahora más largo, más ancho y más bajo. Sus dimensiones exteriores son 4,46 metros de longitud (4,5 centímetros más), 1,77 de anchura y 1, 48 m de altura. La distancia entre ejes es ahora de 2,67 metros. Como consecuencia de todo ello, el habitáculo es notablemente más amplio.

El nuevo Subaru se ofrece únicamente en una versión de carrocería de cinco puertas (con cierto «aire» de vehículo familiar «wagon», por el diseño tan peculiar de la zaga), motor gasolina de 1.6 litros de cilindrada y 114 caballos, con tracción total y cambio automático de siete relaciones.

El propulsor dispone de sistema «Stop-Start» de parada y arranque en semáforos y retenciones, lo que contribuye a reducir el consumo. Destaca asimismo por su funcionamiento suave y refinado, así como por la agradable respuesta en todo el rango de revoluciones gracias al sistema de control activo de las válvulas (AVCS) de admisión y escape. Con este motor, el Impreza acelera de 0 a 100 km/h en 12,4 segundos y alcanza una velocidad punta de 180 km/h.; el consumo medio es de 6,2 litros.

Cambio automático

El cambio automático de variador continuo CVT Lineartronic también ha sido mejorado para ampliar su margen de utilización con el objetivo de obtener una aceleración más brillante saliendo de parado, una mejor recuperación al adelantar y una mayor eficiencia de consumo de combustible al viajar por autopista.

El completo equipamiento de serie incluye, entre muchos otros elementos, el sistema de ayuda a la conducción «Eye Sight», siete airbags (frontales, laterales delanteros, de cortina y de rodilla para el conductor), llantas de 16 pulgadas de diámetro, reposacabezas activos y ajustables delanteros, control dinámico de comportamiento del vehículo VDC, anclajes Isofix, pilotos traseros de led, sistema de ayuda al cambio de luces largas/cortas, respaldos traseros plegables 60:40, climatizador automático, sistema de información y entretenimiento compatible con Car Play y Android Auto, volante multifunción, «bluetooth», puertos USB y auxiliar, ordenador de a bordo y freno de mano eléctrico con asistente para salida en rampa.

El acabado «Executive» añade los faros led adaptativos, antiniebla delanteros, retrovisores exteriores eléctricos plegables y térmicos, llantas de aleación de 17», asientos delanteros calefactables, volante y palanca de cambios forrados en cuero, climatizador bizona con activación por voz, sistema de información y entretenimiento y cámara de visión trasera.

El nuevo Impreza llega con dos versiones de acabado: 1.6 «Sport» y 1.6-S «Executive». El primero de ellos sale al mercado con un precio de 21.800 euros que, con la actual campaña promocional (descuento de 1.400 euros) se queda en 20.400 euros. El 1.6-S Executive parte desde los 24.900 euros a los que hay que reducir 1.700 de descuento, por lo que su precio es de 23.200 euros.

 

Fotos

Vídeos