Peugeot, una referencia en el mercado SUV

Peugeot, una referencia en el mercado SUV

Con el 2008 como «crossover» urbano, el 3008 en un escalón superior y el tope de gama 508 RXH Hybrid, configuran una gama muy equilibrada

Peugeot se ha convertido en la segunda marca más vendida en el cada día más de moda mercado SUV o de todoterreno. Con un 30 % de las ventas de turismos nuevos a particulares, la marca apuesta en el segmento «crossover» urbano por el 2008, el 3008 es su oferta para un usuario que opta por un vehículo más compacto y el 508 RXH Hybrid representa el tope de gama, una berlina con tracción a las cuatro ruedas.

El crecimiento de este tipo de SUV ha sido uno de las grandes sorpresas del comportamiento del mercado en los últimos diez años. Los fabricantes han diseñado estos vehículos mucho más polivalentes y prácticos; no solo para un uso determinado, sino que cumplen tanto en ciudad como en cualquier pista forestal. Y la respuesta es que en el momento actual casi uno de cada tres turismos nuevos es un todoterreno o «crossover».

La firma del león lanzó al mercado en 2009 el 3008, un modelo que como suele ser habitual se derivó de un prototipo, concretamente el Prologue presentado en el Salón de París del año anterior. El más pequeño 2008 llegaría en 2013 como representante de una categoría hasta la fecha casi desconocida, la de coche urbano con una carrocería más alta y un eficaz sistema de transmisión. En la gama alta, el 508 RXH es la berlina con tecnología híbrida y tracción a las cuatro ruedas dirigida al conductor más exigente.

El Peugeot 2008 cuenta con esa eficaz transmisión que acentúa su rendimiento con el conocido en la marca como Grip Control. Un sistema, presente también en el 3008 y en el Partner, que optimiza la motricidad y evita el patinamiento de las ruedas delanteras en firmes con baja adherencia, como superficies nevadas, barro o arena.

El conductor puede elegir entre uno de los cinco modos de uso disponibles y se activa con un sencillo mando giratorio situado en la consola. El funcionamiento es simple, al ajustar por un lado la potencia sobre las ruedas delanteras y por otro lado el sistema de frenado, según el estado del terreno.

Además del modo Standard, pensado para condiciones normales, se puede optar por la posición Nieve que adapta el control de tracción de cada una de las dos ruedas motrices en función de la adherencia. Cuando el coche supera los 50 km/h el sistema pasa automáticamente al modo Standard.

Otra posibilidad es activar la función Todocamino. En esa posición, se asegura el arranque del vehículo al transferir el máximo par posible a la rueda con más agarre, un funcionamiento similar al de un diferencial de deslizamiento limitado. Es el modo más recomendado si se circula por pistas forestales y se mantiene activo por debajo de 80 km/h.

En cuanto al modo Arena, mantiene el mismo empuje en las dos ruedas motrices para permitir una progresión constante sobre suelo blando y limitar el riesgo de quedar atrapado. Este modo funciona hasta 120 km/h y cambia a modo Standard si se supera esa velocidad.

El sistema ofrece al conductor la posibilidad de desconectar totalmente el control de estabilidad y el Grip Control hasta una velocidad de 50 km/h (el modo ESP Off) y gestionar la aceleración en función de sus preferencias.

Los nuevos motores en la gama SUV de Peugeot son los eficientes diésel BlueHDi y también los gasolina PureTech. Para los amantes de las prestaciones, los propulsores que equipan al 3008 Hybrid y al 508 RXH Hybrid, y gracias a la tecnología híbrida, presumen de una potencia de 200 caballos, además de mejorar la estabilidad con tracción a las cuatro ruedas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos