Peugeot 5008, la seguridad de un tracción delantera

Peugeot 5008, la seguridad de un tracción delantera

Gracias al sistema de motricidad Advanced Grip, el nuevo modelo circula con la máxima adherencia en firmes deslizantes con agua o nieve

El nuevo Peugeot 5008 se presenta en el mercado con un objetivo más aventurero. En unas recientes pruebas realizadas por las pistas y carreteras del valle de Arán, con abundancia de nieve, hemos podido comprobar que gracias a la tecnología Advanced Grip Control y sus cinco modos de funcionamiento, el 5008 de dos ruedas motrices destaca por sus prestaciones offroad y circula con soltura y seguridad en las peores condiciones.

Con este sistema de control de motricidad, se asegura la potencia adecuada a las ruedas delanteras, no hay que temer por un exceso de patinamiento si presionamos más de la cuenta el acelerador y además dispone del sistema HADC de control de descenso en pendiente, lo que se traduce en la posibilidad de bajar por fuertes inclinaciones a una velocidad controlada.

A pesar de esa vocación de todoterreno, el diseño del nuevo 5008 adopta los últimos códigos de estilo de la marca. Es un vehículo muy amplio y con capacidad para siete pasajeros. En el interior, los tres asientos de la segunda fila son independientes e iguales y se pueden esconder, y los de la tercera fila son además extraíbles. Con cinco plazas, el maletero es el mayor del segmento, con un enorme volumen de 780 litros según norma VDA.

Máxima adherencia

La tecnología del sistema Advanced Grip Control asegura la máxima adherencia en firmes deslizantes. Se trata de un dispositivo eficaz que actúa solo sobre las ruedas motrices delanteras. El conductor lo activa a través del mando giratorio situado en la consola central, con cinco posiciones diferentes. Puede determinar en todo momento si permite que el sistema funcione por sí solo, al seleccionar el modo Normal, o manualmente si se adopta cualquier otro. El sistema limita la transferencia del par motor sobre el tren delantero y gestiona el frenado, en función del estado del terreno.

El modo Normal es el habitual para el día a día, sin problemas de adherencia. Si al subir un puerto de montaña aparece la nieve, entonces hay que colocar el mando en tal posición que adapta de manera instantánea el control de tracción a cada una de las dos ruedas motrices. Cuando el coche supera una velocidad de 50 km/h el sistema cambia automáticamente al modo Normal.

Para una conducción fuera del asfalto, el sistema ofrece otras dos posiciones más. La denominada Barro, que permite circular sin problemas por terrenos deslizantes como tierra o hierba húmeda; en ese caso, el sistema asegura el arranque del vehículo al transferir el máximo par posible a la rueda que más adherencia tenga. Funciona como un diferencial de deslizamiento limitado y se adapta bien a la circulación en pistas. Solo funciona por debajo de 80 km/h.

En el caso de colocar el mando en Arena, se mantiene el deslizamiento de las dos ruedas motrices a la vez para conseguir una progresión uniforme sobre suelo blando y limitar el riesgo de quedarse atrapado. Este modo funciona hasta 120 km/h y cambia al Normal si se supera esa velocidad.

Por último, el modo ESP Off desconecta por completo tanto el control de estabilidad como el Grip Control. De esta forma, es el conductor el que gestiona la motricidad hasta una velocidad de 50 km/h. El nuevo 5008 también incorpora el control de descenso en pendiente (HADC), que facilita bajar una zona muy inclinada en modo seguro y sin que el vehículo se acelere de forma imprevista. El sistema puede mantener velocidades muy bajas (3 Km/h), para una mayor tranquilidad del conductor.

 

Fotos

Vídeos