BMW Serie 3, el éxito debe continuar

La séptima generación es más dinámica, aporta mayor calidad e innovación

Es uno de los modelos de referencia de BMW. Lleva más de 40 años en el mercado esta popular berlina de tamaño medio con ese constante concepto de placer de conducción. BMW presume de unas ventas superiores a los 15 millones de unidades en todo el mundo, éxito que debe continuar con esta última generación, la séptima, que acentúa los términos de dinámica de conducción, calidad e innovación.

La estrategia del fabricante parece ser más agresiva, y además de las fábricas de Múnich y de Shenyang en China, el coche se va producir también en la nueva planta de San Luis de Potosí en México a partir de 2019. La presentación del Serie 3 se produce en el Salón de París y el lanzamiento al mercado comenzará en marzo del año que viene.

La estructura de la carrocería y la tecnología del chasis de esta nueva generación se establecieron bajo una serie de premisas, como mejorar aún más la dinámica de conducción, el comportamiento, la dirección e incrementar la capacidad de frenada. Para ello, el peso se rebaja hasta 55 kilos, se aumenta la rigidez de la carrocería un 25 % (y hasta un 50 % en determinadas zonas), el centro de gravedad es más bajo y se logra una óptima distribución de peso 50:50 entre ejes.

El nuevo lenguaje de diseño de BMW enfatiza el carácter moderno y deportivo del nuevo Serie 3. Se aprecian líneas más precisas y marcadas superficies en la carrocería, con un capó alargado y la línea del techo dibuja más el perfil cuando se ve el coche de costado. Delante, la gran parrilla con los riñones de BMW y los nuevos faros destacan claramente. Estos son Full led de serie, y es opcional el sistema autoadaptable.

Visto de lado, un par de líneas de diseño ascienden hacia la zaga a la altura de las manillas de puertas y otra de contorno próxima a los faldones laterales conduce la vista hacia los acentuados pasos de ruedas traseros. Los contornos de las superficies, desde los estribos laterales al paragolpes trasero, se extienden a través de las ópticas traseras hacia el resalte posterior de la tapa de maletero. También destaca el trazo que remata en redondo el perfil de las ventanillas traseras.

Detrás, las líneas horizontales y los pilotos, que alojan las luces traseras con forma de L, transmiten un aspecto robusto. Los embellecedores en forma de T en los extremos del paragolpes trasero, que también funcionan como reflectores, imitan el diseño de las tomas frontales de aire en la versión básica, acabado Sport y acabado Luxury. Las dobles salidas de escape, según versión, remarcan la apariencia deportiva del coche.

Nuevas dimensiones

En cuanto a las dimensiones, la longitud supera por poco los 4,7 metros (es 85 milímetros más largo), la anchura crece hasta 1,827 metros y es solo un milímetro más alto; la distancia entre ejes es 41 mm mayor, hasta unos considerables 2,851 metros, y las vías son más anchas para mejorar el aplomo y la agilidad. Una aerodinámica optimizada reduce el coeficiente de penetración a 0,23 (BMW 320d).

En el interior, es nuevo un conjunto de pantallas agrupadas para el Control Display y la instrumentación. Los controles quedan agrupados en paneles estructurados, con una elevada consola central y un diseño moderno del salpicadero que se extiende con el de los paneles de las puertas para que se mayor la sensación de espacio.

El coche es más amplio por dentro, con mayor espacio entre hombros y entre codos en los asientos delanteros, con un espacio adicional para las piernas y asientos más confortables. El maletero admite ahora 480 litros, con el respaldo trasero divisible en mitades 40:20:40; la apertura automática del maletero y el funcionamiento eléctrico del enganche para el remolque son opcionales.

La gama de motores del nuevo Serie 3 abarca cinco potentes y eficientes propulsores. Son dos de gasolina de cuatro cilindros con 184 CV para el 320i y 258 CV en el 330i. Los diésel de cuatro cilindros con 150 CV en el 318d y 190 CV en el 320d. El propulsor de gasóleo más potente que monta el 330d, de seis cilindros, desarrolla 265 CV. También se comercializará el BMW 320d xDrive, con tracción total.

Tanto la suspensión de serie, como la opcional deportiva M, incluyen amortiguadores con la denominada función de desplazamiento, que se utilizan por primera vez en un BMW. El control variable continuo les permite ajustar la dureza de forma progresiva en relación a la variación del recorrido del muelle. Un dispositivo que reduce el movimiento de la carrocería, ya sea por las vibraciones que se producen al atravesar un firme irregular o las derivadas al negociar una curva a ritmo rápido.

Suspensión deportiva M, en opción

La suspensión deportiva M, con una altura de la carrocería diez milímetros menor, es opcional al igual que la autoadaptable con amortiguadores controlados electrónicamente. Las dos posibles suspensiones van asociadas a la dirección variable deportiva, con un tacto aún más directo y preciso. Los más exigentes pueden optar por los frenos deportivos M, con pinzas fijas de cuatro pistones en las ruedas delanteras pintadas de azul. Otro elemento mecánico que requiere sobreprecio es el diferencial deportivo M para los 330i y 330d.

En el equipamiento, se van a comercializar los acabados Sport, Luxury y M Sport. Se ofrece un estilo exclusivo, con volantes de nuevo diseño, tapicerías opcionales de diferentes cueros, climatizador de tres zonas, calefacción auxiliar o cargador inalámbrico para móviles. De serie, el parabrisas es de vidrio acústico, elemento opcional para las ventanillas laterales. El equipo de sonido más exclusivo va firmado por Harman Kardon y proporciona una excepcional experiencia auditiva.

En el nuevo Serie 3 se amplía la gama de sistemas de asistencia. De serie se incluye las funciones de alerta de colisión y de peatones con función de frenado en ciudad, cuya última versión avisa al conductor si detecta a un ciclista. Entre los sistemas opcionales se encuentra el control de crucero activo con función de parada y arranque, el asistente de mantenimiento de carril con protección de colisión lateral activa y los sistemas de advertencia de tráfico cruzado y cruces de carreteras.

También se ofrecerá el Driving Assistant Professional, con el asistente de control de carril y dirección, asistente de mantenimiento de carril con protección de colisión lateral activa y ayuda de esquiva. La nueva generación del Head-Up Display muestra contenidos adicionales con una superficie más grande y nuevos gráficos.

El nuevo Operating System 7.0 incorpora modernas funciones digitales. El Live Cockpit Professional opcional consta de dos pantallas digitales, de 12,3 pulgadas en la instrumentación y de 10,25 pulgadas en el Control Display. Para un manejo intuitivo, el conductor puede elegir entre el control táctil, el iDrive Controller, los mandos del volante o el control por voz y gestos.

Además, estrena un personaje digital inteligente que responde cuando el usuario dice: «hola BMW». Es capaz de responder a todo tipo de preguntas como el funcionamiento del asistente para el cambio de luz larga o si es correcto el nivel de aceite. Conocido como Intelligent Personal Assistant, es muy útil en el día a día y ayuda al conductor en numerosas tareas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos