Porsche 911 Cabrio

Porsche 911 Cabrio

Las primeras unidades llegarán en marzo en versiones de dos y cuatro ruedas motrices

Seis semanas después del lanzamiento del nuevo 911, Porsche ya tiene listo el Cabriolet, descapotable que continúa una larga tradición en la historia del deportivo germano. Al mercado llega en marzo, en versión Carrera S (propulsión trasera) y Carrera 4S (tracción total) con unos precios respectivos de 154.395 y 163.355 euros.

El nuevo modelo, con las modernas líneas del Coupé, mantiene la inconfundible silueta del 911 en formato Cabriolet. La capota blanda, de accionamiento eléctrico, lleva la luneta trasera integrada y gracias a elementos con superficie de magnesio, evita que el techo se hinche a altas velocidades. La capota se puede abrir o cerrar en marcha hasta 50 km/h y los nuevos elementos hidráulicos del techo reducen el tiempo de apertura a 12 segundos. El deflector de viento, extensible de forma eléctrica, protege la nuca del impacto de las corrientes de aire.

Las dos versiones llevan un motor bóxer turbo de seis cilindros y tres litros de cilindrada, con una potencia de 450 caballos y un par de 530 Nm que se alcanza a 2.300 vueltas y se mantiene constante hasta un régimen de 5.000 revoluciones. La caja de cambios es automática de doble embrague y ocho relaciones.

El Carrera S acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos (3,7 con paquete Sport Chrono opcional) y alcanza una velocidad máxima de 306 km/h. La del Carrera 4S es de 304 km/h y pasa de 0 a100 km/h en 3,8 segundos (3,6 con Sport Chrono).

La marca ofrece por primera vez para el Cabrio el chasis deportivo Porsche Active Suspension Management, con unos muelles más cortos y duros, barras estabilizadoras más rígidas y una altura del chasis reducida en diez milímetros respecto al suelo. Porsche anuncia un comportamiento más neutro en carretera y un mejor reparto de pesos con esos cambios en la suspensión.

Imagen más musculosa

La imagen del nuevo 911 Cabriolet es más musculosa que la de su predecesor, con un eje posterior 44 milímetros más largo. Los pasos de rueda más anchos alojan unas llantas de 20 pulgadas delante y de 21 detrás, mientras que las versiones de dos ruedas motrices disponen de la misma anchura de carrocería que las de los 911 actuales de tracción integral. El frontal, 45 mm más ancho, destaca por un capó que se alarga hasta el final (característico de las primeras generaciones) y con una parte rebajada delante del parabrisas.

La trasera equipa un apéndice aerodinámico bastante más ancho con distintas posiciones de ajuste, con los pilotos unidos por una llamativa tira continua de luz. A excepción de las secciones delantera y trasera, todos los paneles exteriores son de aluminio.

El nuevo cuadro de instrumentos cubre toda la anchura entre las dos curvaturas horizontales que lo envuelven. Como es habitual, el gran cuentarrevoluciones va situado en el centro, con dos finas pantallas sin marco configurables para aportar diversa información. La pantalla central del Porsche Communication Management es de 10,9 pulgadas.

Como sistema de asistencia es novedad un modo Wet que forma parte del equipamiento de serie. Esta función, al detectar agua en la carretera, alerta al conductor y prepara los sistemas de control para tales condiciones; se puede ajustar la puesta a punto con solo pulsar un botón o con el selector de modos del volante (si lleva el paquete Sport Chrono).

El sistema de aviso y asistencia de frenado detecta el riesgo de colisión con otros vehículos, peatones y ciclistas en movimiento y frena de emergencia por sí solo en caso necesario; la ayuda al aparcamiento con cámara trasera completa la configuración estándar del Cabriolet. Entre las opciones, se incluyen el asistente de visión nocturna con cámara de imagen térmica, así como el control de crucero adaptativo con control de distancia automático, la función de parada y arranque y la protección reversible para ocupantes.

 

Fotos

Vídeos