Hyundai i30 N Line, mayor deportividad

Nuevo acabado con elementos de diseño y configuración mecánica reforzada

Tras el lanzamiento del primer modelo de elevadas prestaciones de la gama i30, que se caracteriza por llevar una «N», Hyundai Motor amplía esta gama con la presentación del acabado N Line. Incluye elementos de diseño y la configuración mecánica se ha reforzado para obtener un mayor rendimiento.

El i30 N Line es el primer modelo de Hyundai con el nuevo equipamiento, con elementos más deportivos para el exterior y el interior del habitáculo que refuerzan la estética del i30. En cuanto al comportamiento, la suspensión es más firme, la eficacia de frenada es mayor y respuesta del motor es más enérgica. En definitiva, la variante ideal para el usuario exigente con las prestaciones.

Por fuera, las mejoras de estilo son similares a las del i30 N. Es el caso de los parachoques delantero y trasero, resaltados por una línea plateada o los logotipos N Line en las aletas delanteras. Las llantas de aleación de 18 pulgadas se ofrecen por primera vez en el i30 de cinco puertas y el nuevo escape doble en la parte trasera delata claramente la diferencia con el resto de sus hermanos.

El interior, con el mismo espacio y práctico interior de la carrocería de cinco puertas, se caracteriza por unos asientos deportivos N en ante para un mayor agarre lateral, el volante es de tipo deportivo y los pedales son metálicos. También cambia el pomo de la palanca de cambios.

La gama de motores permite elegir entre el gasolina T-GDI de 1,4 litros y 140 CV o el diésel CRDi de 1,6 litros y 136 caballos. La suspensión es más firme y la respuesta del propulsor se acentúa para un mayor rendimiento. Con el objetivo de mejorar la estabilidad, equipa neumáticos PS4 Michelin Performance y los nuevos discos de freno delanteros más grande son más eficaces.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos