Honda Civic Type R, calle y circuito

Honda Civic Type R, calle y circuito

El espectacular Honda Civic Type R, con 310 caballos de potencia, cuesta desde 34.500 euros

MANU CORTÉS

Presentado por Honda como un «coche de competición para la carretera», el último modelo Type R de la marca nipona impone nuevos estándares en el segmento de los coches compactos utilitarios de alto rendimiento con tracción delantera. El nuevo Civic Type R 2015 llega equipado con un motor de gasolina de 2,0 litros Vtec Turbo con inyección directa turboalimentado que ofrece un rendimiento espectacular: nada menos de 310 caballos de potencia y 400 newton metro de par motor; sin duda, cifras de turismo de competición.

El nuevo Civic Type R puede pasar de 0 a 100 km/h en tan solo 5,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 270 km/h en un circuito, que es únicamente donde está permitido. Los cambios de estilo exclusivos del Civic Type R confieren al vehículo un diseño sorprendente pero eficaz en su aerodinámica, creado para rendir en velocidades altas. Desde el gran separador frontal a la nueva parte inferior prácticamente plana, pasando por el imponente alerón trasero, un exhaustivo desarrollo aerodinámico garantiza su estabilidad a altas velocidades, así como unos altos niveles de carga aerodinámica.

Las novedades visuales se completan con unas nuevas llantas de aleación ligeras de 19 pulgadas de diámetro con neumáticos 235/35 R 19, que también han sido desarrollados en exclusiva para este modelo. Los spoilers delanteros y los del portón trasero tienen un acabado brillante en negro para resaltar el perfil ancho y bajo del coche. En la parte trasera del coche, dos tubos de escape dobles sobresalen de forma prominente en los flancos del embellecedor trasero.

En el interior del Honda Type R, se consigue un habitáculo que no solo está preparado para la conducción en circuitos, sino que también hace que el día a día al volante tenga un carácter más deportivo. Los asientos, el volante y la palanca de cambios son exclusivos de este modelo, y tienen en cuenta la posición de conducción, la visibilidad de la información clave y los requisitos de control del conductor. Tapizados con un tejido negro con efecto aterciopelado con dobles costuras en rojo, proporcionan al conductor y al acompañante del asiento delantero un amplio apoyo lateral en las curvas más agresivas.

Un aspecto importante a la hora de ofrecer una posición de conducción adecuada es la altura del asiento. En el Civic Type R se ha reducido un 20 % el grosor de los asientos delanteros, sin renunciar a la comodidad. Esto se traduce en un asiento con una estructura baja y permite que el punto de la cadera quede 20 mm más bajo en comparación con el coche estándar. El piso también se ha bajado 10 mm, con lo que el punto de la cadera queda en total 30 mm más cerca de la carretera que con respecto al Civic de cinco puertas.

Para adaptarse al asiento delantero más bajo, se ha modificado la posición del volante con el fin de garantizar la visibilidad de las pantallas informativas. Gracias al volante con la parte inferior plana, se garantiza el máximo espacio posible para las rodillas. Las dobles costuras en rojo del volante con revestimiento de cuero negro y en el tejido que recubre la palanca de cambios en negro son las mismas que las de los asientos, mientras que la palanca de cambios está fabricada con una aleación de aluminio.

Honda Civic Type R

ficha técnica

Combustible: Gasolina

Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.996 cm3

Potencia: 310 caballos

Par máximo: 400 newton metro

Tracción: Delantera

Cambio: Manual 6 marchas

Velocidad: 270 km/h.

0 a 100: 5,7 segundos

Consumo: Desde 7,3 litros

Largo: 4,39 m.

Ancho: 1,88 m.

Alto: 1,46 m.

Maletero: 498 litros

Precio: Desde 34.500 euros

Se ha desarrollado para el Civic Type R un nuevo sistema de suspensión adaptativa, que permite un control independiente y continuo de cada una de las ruedas para ofrecer una estabilidad excepcional en carretera, limitar la transferencia de peso a cada rueda en procesos de aceleración y desaceleración muy marcados, y mantener una conducción fluida.

El sistema de suspensión adaptativa utiliza múltiples sensores para monitorizar el estado del coche en milisegundos. La corriente que se transmite a las bobinas electromagnéticas dentro de los amortiguadores se ajusta en tiempo real, de manera que se modifican los canales de flujo de aceite y se controla así la fuerza amortiguadora.

El control independiente de cada rueda mejora el contacto con la superficie de la carretera (incluso en el caso de las superficies irregulares) y mantiene unos niveles elevados de tracción a cualquier velocidad. Además, garantiza una maniobrabilidad y una estabilidad de gran precisión en los virajes a altas velocidades al limitar los balanceos de la carrocería.

El sistema de suspensión adaptativa también limita la transferencia de peso a cada rueda durante la aceleración (mediante la elevación de la parte delantera del coche) y la desaceleración (por medio del descenso de la parte delantera del coche), lo que garantiza una mayor tracción durante la aceleración y maximiza el rendimiento de la frenada.

El Civic Type R marca la introducción del nuevo botón R, que aumenta la respuesta de varios sistemas del chasis y la transmisión. El resultado es una experiencia de conducción más intensa, idónea para conducirlo en un circuito y que sin duda agradecerán los auténticos entusiastas de la conducción deportiva.

El botón R se encuentra a la izquierda de la columna de dirección; cuando se activa, una serie de cambios visuales informan al conductor, mientras el panel de instrumentos pasa de iluminarse en blanco a hacerlo en rojo. Con el modo R seleccionado, se activan diversos cambios dinámicos en los sistemas de comportamiento y el motor del Civic Type R.

La capacidad de respuesta del motor aumenta, y la asignación de par se modifica y adopta un ajuste más agresivo y más orientado al rendimiento, de forma que se puede aplicar más par disponible a velocidades del motor reducidas.

Dirección más sensible

La dirección electrónica asistida reduce el nivel de asistencia para proporcionar una sensibilidad del volante más fuerte y compacta. Además, la fuerza amortiguadora básica del sistema de suspensión adaptativa se incrementa en un 30 %. Esto hace que el comportamiento del coche sea más firme y ágil, y ofrezca así una maniobrabilidad de altas prestaciones.

Con un precio inicial de 34.500 euros para la versión más radical. Honda ofrece también una versión más de calle, denominada GT, por 37.000 euros con decoración Racing y algunos equipamientos de confort complementarios. Entre ellos, unos distintivos rojos en el spoiler delantero y en el difusor trasero para potenciar el impacto visual, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, faros automáticos con sensor de luz, limpiaparabrisas con sensor de lluvia y retrovisores eléctricos plegables.

Con la versión GT, sus usuarios dispondrán también del sistema de navegación por satélite Garmin (incluidas actualizaciones gratuitas de los mapas durante cinco años) integrado en el sistema de información y entretenimiento Honda Connect del modelo de serie, un sistema de audio mejorado (con una potencia de salida de 320 vatios), climatizador automático dual e iluminació en las puertas en color rojo.

Destacar los equipamientos de seguridad activa y pasiva de serie del Civic Type R, conformados en torno a un paquete de tecnologías que se activan mediante sensores, como el avisador de colisión frontal, un avisador de cambio involuntario de carril, el sistema de reconocimiento de señales de tráfico, el sistema de luces de carretera automáticas, el avisador de ángulo muerto y el sistema de alerta de tráfico cruzado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos