La impresión 3D, en el diseño del nuevo Ford GT

La impresión 3D, en el diseño del nuevo Ford GT

Esta tecnología permite fabricar prototipos en pocas horas y probar diseños e innovaciones mucho más rápido

La impresión 3D empieza a despuntar. Una tecnología presente en el mercado desde hace 25 años y que ahora es cuando comienza a verse las distintas aplicaciones, no solo en el mundo del automóvil, y su posible evolución en el futuro. Ford compró la tercera impresora 3D fabricada en todo el mundo en 1988 y desde entonces ha impreso 500.000 piezas, la más reciente una tapa de motor para el nuevo Ford Mustang.

A la hora de afrontar el diseño de un futuro modelo, los métodos tradicionales para fabricar un prototipo requieren herramientas especiales y sobre todo se necesita mucho tiempo. Con la impresión 3D se reduce el tiempo de desarrollo gracias a la utilización de piezas base con las que los diseñadores prueban y definen una variedad de opciones mucho más rápidamente.

Además, Ford puede imprimir en 3D una pieza en solo unas horas por unos 1.000 euros, lo que supone una puerta abierta a un diseño más radical e innovador. De momento, el fabricante ha utilizado este tipo de impresión en el Ford GT. Los diseñadores utilizaron diversas técnicas para fabricar el volante estilo fórmula 1, las varillas del cambio de marchas, o piezas estructurales ligeras que resultaron clave para las puertas tipo ala de gaviota.

Se mantiene la maqueta en arcilla

El uso de la impresión 3D no sustituye la copia a escala en arcilla en el posterior boceto de un diseño. Lo que se hace es un diseño por ordenador (CAD) y se desarrollan ambos modelos en paralelo. Los elementos más complejos se realizan de manera digital y se pueden imprimir en 3D, si bien requiere un software específico que divide las piezas en capas finas como una hoja de papel para crear un prototipo impreso en 3D.

Ese prototipo servirá como plantilla para la impresora 3D. La robustez de la pieza determinará si se construye a partir de materiales como plástico, arena o metal. Se realiza capa por capa, fundiendo los materiales en la forma deseada con la ayuda de un láser. Después de imprimir, el material sobrante se disuelve y termina el proceso pintando o puliendo la pieza.

La suavidad y precisión del proceso de acabado han sido factores claves para emplear piezas impresas en 3D durante el desarrollo del nuevo supercoche Ford GT. Además, la impresión en 3D ha permitido a Ford a probar cientos de diseños diferentes para el nuevo Mondeo Vignale. Entre las piezas prototipo fabricadas utilizando estos procesos de impresión son el diseño hexagonal único de la rejilla superior delantera, con bordes de aluminio y acabado en negro metálico mate y la rejilla inferior y las barras cromadas y detalles de las puertas.

Los diseñadores también utilizaron la impresión 3D para evaluar los distintivos Vignale y la ornamentación exterior, cortada en nylon. También se imprimieron las llantas de aleación Vignale exclusivas de 19 pulgadas y los tubos de escape dobles cromados con bordes de aluminio pulidos.

Ford está colaborando con la firma Carbon3D en los EE.UU para investigar métodos de diseño rápido de prototipos y programas de capacidades de fabricación más pequeñas. Esta colaboración apunta el desarrollo de futuras resinas de impresión en 3D capaces de soportar las cargas, altas temperaturas y fuertes vibraciones asociadas a las pruebas de un vehículo.

La tecnología conocida como Producción Continua de Interfaz Líquido (CLIP, por sus siglas en inglés), también en 3D se emplea en la industria cinematográfica para crear efectos especiales o piezas a partir de resinas UV a una velocidad entre 25 y 100 veces mayor que los procesos de impresión 3D convencionales.

La tecnología de impresión 3D ha cambiado completamente la manera en la que diseñamos y desarrollamos nuevos vehículos. Podemos ser más creativos a la hora de intentar encontrar soluciones potenciales, y para el cliente esto supone que nuestros coches pueden incorporar lo último en diseño y tecnología más fácilmente, asegura Sandro Piroddi, supervisor de Tecnología Rápida de Ford Europa.

Para usuarios que cuenten con su propia impresora 3D, la tienda Ford 3D ofrece la primera tienda online oficial de un fabricante que ofrece archivos de impresión 3D de vehículos. Además de permitir a los usuarios que impriman su propio Ford GT, las plantillas, que incluyen otros 1.000 modelos, también incluyen el Focus ST, el Fiesta ST y el F-150 Raptor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos