Consejos para combatir la fatiga al volante este verano

El correcto enfoque de los difusores es importante. /S. G.
El correcto enfoque de los difusores es importante. / S. G.

A partir de las dos horas de conducción se empiezan a detectar alteraciones en la visión, en los movimientos y en la toma de decisiones

SANTIAGO DE GARNICAValladolid

En las 24 Horas de Le Mans, los coches de carrocería cerrada han de llevar de forma obligatoria sistema de climatización. Y es que se trata de un tema de seguridad, de reducir la fatiga. La fatiga se manifiesta con síntomas como la perdida de concentración, picor de ojos, visión borrosa, parpadeo constante, necesidad de moverse en el asiento, deshidratación y somnolencia. Sus consecuencias son una pérdida de atención y un aumento del tiempo de reacción ante un obstáculo de un 86%. Por tanto, es importante detectar los síntomas a tiempo y tomar las medidas necesarias para evitar una situación que puede desencadenar un accidente.

A partir de las dos horas de conducción se empiezan a detectar alteraciones en la visión, en los movimientos y en la toma de decisiones. La continua exposición a las vibraciones del vehículo y la postura adoptada da lugar a una alteración de las curvaturas naturales de la espalda, el aumento de la presión intervertebral, el aumento de la actividad muscular en diferentes zonas, las oclusiones en la presión sanguínea, así como cambios en las presiones soportadas en los tejidos blandos.

El calor, decíamos, es un elemento acelerador de la fatiga, de la pérdida de reflejos. Un conductor sometido a una temperatura de 35 grados reacciona un 20% más lento que el mismo conductor a una temperatura de 25 grados. Este riesgo equivale a conducir con una tasa de alcoholemia de 0,5 gramos por litro de sangre.

«Abrir las puertas y las ventanillas y ventilar el habitáculo, durante un minuto, antes de activar el aire» Ángel Suárez, ingeniero del centro técnico de Seat

Hoy en día, hablar de aire acondicionado, de climatización, es hablar de mejores condiciones de conducción, de combatir la fatiga; es hablar de seguridad. Se invierten tres años para desarrollar el sistema de refrigeración de cada modelo. En este tiempo se estudia la geometría de los conductos y rejillas en 3D, y se hacen simulaciones virtuales para predecir cómo fluirá el aire dentro del coche.

Es aconsejable conducir con la opción Auto.
Es aconsejable conducir con la opción Auto. / S. G.

Pero para utilizar adecuadamente un sistema de climatización hay una serie de puntos que debemos respetar. El primero es nunca poner el aire al máximo nada más entrar. En verano, el interior de un coche aparcado al sol puede llegar a alcanzar los 60 grados centígrados. En aproximadamente media hora se pueden recuperar los 25 grados si se siguen ciertas pautas. Uno de los errores más frecuentes es encender el aire al máximo. «Abrir las puertas y las ventanillas y ventilar el habitáculo, durante un minuto, antes de activar el aire acondicionado» es la primera recomendación de Ángel Suárez, ingeniero del Centro Técnico de Seat. Con este simple gesto se consigue «rebajar de forma natural la temperatura interior». Una vez ventilado, ya se puede entrar, cerrar las puertas y ventanillas y activar la climatización.

Botón de recirculado del aire

Tampoco hay que mantener activado el botón de recirculación del aire: Lo correcto es conducir con la opción Auto encendida para que el flujo de aire se autorregule, sea más homogéneo y eficiente.

El enfoque de los difusores es otro aspecto muy importante. Para conseguir un reparto adecuado del aire, han de enfocarse hacia arriba, no hacia la cara. Así el aire se reparte por todo el coche y alcanza a todos los pasajeros de manera uniforme.

El mantenimiento

Se recomienda cambiar el filtro del habitáculo cada 15.000 kilómetros o, al menos una vez al año, realizar una revisión del sistema de climatización cada dos años, cambiar el filtro del deshidratador cada 4 años, reponer el nivel de aceite del compresor cada 100.000 kilómetros y utilizar regularmente un tratamiento para higienizar el habitáculo, para eliminar microbios y malos olores.

 

Fotos

Vídeos