Las ventajas del Grip Control de Citroën

Las ventajas del Grip Control de Citroën

El sistema antipatinamiento mejora el agarre en superficies deslizantes o con baja adherencia como la arena o el barro

El Grip Control es un sencillo sistema que optimiza la tracción y la motricidad en condiciones de baja adherencia. Esta tecnología que actúa sobre las ruedas motrices delanteras mejora el agarre en superficies como el barro o la arena y evita que el vehículo quede atrapado con las ruedas girando en el mismo sitio y por tanto sin ningún avance.

Citroën ofrece el Grip Control en algunas versiones de los C4 Cactus, Berlingo, el nuevo Jumpy y el SpaceTourer. En todos los casos el dispositivo se activa fácilmente a través de un mando giratorio situado en la consola central. El conductor puede elegir entre uno de los cinco modos disponibles que se identifican de forma intuitiva con un símbolo.

Además de la posición estándar, hay una para la conducción por arena, otra para barro, una cuarta para nieve y también es posible desconectar el control de estabilidad al girar el mando a ESP off. Cada una adapta la transferencia del par motor sobre el eje delantero de manera específica y gestiona el sistema de frenado en función del terreno.

El modo para barro o todocamino es el indicado circular sin problemas por ciertos terrenos deslizantes como hierba húmeda. Funciona como un diferencial de deslizamiento limitado, esto es, transfiere el máximo par posible a la rueda que más adherencia tenga. Se mantiene activo por debajo de 80 km/h.

En el caso de circular por la playa, el modo arena mantiene el empuje de las dos ruedas motrices a la vez para permitir la progresión sobre ese suelo blando y limitar el riesgo de quedarse atrapado. Este modo funciona hasta los 120 km/h y cambia a modo estándar si se supera esa velocidad.

Más útil en invierno, la posición de nieve adapta de manera automática el control de tracción de cada una de las dos ruedas motrices a las condiciones de adherencia existentes. Cuando el coche supera los 50 km/h el sistema pasa automáticamente al modo estándar.

También puede optarse por desconectar por completo el control de estabilidad y el Grip Control, siempre por debajo de 50 km/h. Este modo ESP off ofrece al conductor la posibilidad de gestionar la motricidad como estime oportuno. El modo estándar es el que se utiliza en condiciones de carretera normales, sin problemas de adherencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos