Un vehículo de PSA Peugeot Citroën se desplaza de Vigo a Madrid en modo autónomo

Un vehículo de PSA Peugeot Citroën se desplaza de Vigo a Madrid en modo autónomo

Es el primer trayecto de estas características que se realiza en España en carretera abierta tras la reciente autorización anunciada por la Dirección General de Tráfico

REDACCIÓN

Un prototipo desarrollado por PSA Peugeot Citroën basado sobe el Citroën Grand C4 Picasso acaba de realizar el trayecto entre Vigo y Madrid, sedes de los centros de producción del Grupo, en modo autónomo. Este vehículo ajusta de forma automática, sin necesidad del conductor, la velocidad y los adelantamientos por autovía y autopista. Gracias a una serie de radares y otros mecanismos, adapta la velocidad en función de los demás automóviles, los límites de velocidad y la infraestructura de la carretera.

Se trata del primer recorrido de estas características que se realiza en carreteras españolas, desde que la DGT aprobara la regulación que establece un marco para la realización de pruebas con vehículos de conducción autónoma en vías abiertas de circulación. Con esta iniciativa que persigue reducir a cero el número de accidentes de tráfico causados por errores humanos en un plazo no muy lejano, Peugeot Citroën se ofrece a colaborar estrechamente con la Administración en el desarrollo de esta tecnología.

El vehículo, un Citroën Grand C4 Picasso, dispone de sensor de detección hands on y cámara de seguimiento del conductor, además de una interfaz hombre-máquina intuitiva desarrollada en colaboración con el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG). Estos dispositivos permiten una toma de control inmediata por parte del conductor, que debe supervisar el comportamiento del vehículo, en caso de necesidad.

El coche incorpora un sistema de navegación por satélite GPS, que permite delimitar el recorrido y garantizar el respeto de sus parámetros así como los límites de velocidad. Lleva radares delanteros y traseros y láseres que recogen datos sobre distancia y velocidad de los vehículos próximos, además de cámaras digitales alrededor de la carrocería que informan sobre la posición de esos vehículos.

El sistema principal dispone de una centralita de guiado electrónica que centraliza la información y gestiona de forma autónoma la dirección y frenado a través del volante y los pedales. Maneja tanto el control longitudinal como el control lateral del vehículo; en esta situación el conductor ya no actúa ni sobre los pedales ni el volante aunque siempre puede desactivar la función y retomar el control del vehículo en cualquier momento.

La velocidad del vehículo se adapta automáticamente en función de los límites en vigor, mientras que la dirección sigue las marcas de la carretera. Los radares y escáneres permiten recrear, en 360º, el entorno en el que está circulando y permiten identificar todos los elementos como guardarraíles, paneles de señalización, líneas en el suelo, así como vehículos u otros objetos en movimiento. Esta información se fusiona, se analiza y se gestiona en la centralita, para tomar decisiones como acelerar, frenar o adelantar.

Esta tecnología, que entra en lo que se denomina nivel 2 de automatización, está pensada para circular en tramos de autopista, autovía o vía rápida con calzadas separadas para cada sentido. Su objetivo es mejorar el confort y la seguridad del conductor, al ahorrarle la fatiga que supone la conducción por tramos que puedan resultar monótonos, propensos a las distracciones, somnolencia u otros errores al volante.

Con una inversión en I + D + i de 1.810 millones de euros en 2014, el objetivo del Grupo PSA Peugeot Citroën es que a partir de 2018 sus automóviles dispongan de funciones que liberen a los conductores, hasta llegar a la de conducción totalmente autónoma en el horizonte 2020. Se estima que, en 2050, y gracias al uso generalizado del coche autónomo, la siniestralidad puede reducirse en más de un 80 %. Además, esta tecnología permitirá, durante su uso, reducir las emisiones de CO2, porque gestiona la conducción y las aceleraciones y deceleraciones de un modo más eficiente.

El prototipo partió de la planta viguesa de PSA con el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, como primer pasajero en compañía del director de la factoría y del Polo Industrial Ibérico de PSA Peugeot Citroën, Yann Martin. El presidente gallego declaró, «con este recorrido ha quedado patente que la innovación nos convoca al futuro; este prototipo, diseñado por el departamento de I+D de PSA Peugeot Citroën, dispone de prestaciones impensables hace tan solo unos años, o incluso unos meses. Entraremos en la tercera década del siglo XXI con vehículos muy distintos a los actuales, que velarán por nuestra seguridad».

A su llegada a Madrid, aguardaba al vehículo autónomo en el centro de producción del Grupo PSA Peugeot Citroën de Madrid la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, acompañada de Christophe Mandon, director general de Peugeot, Citroën y DS para España y Portugal. En opinión de la vicepresidenta del Gobierno, «este vehículo será, antes de lo que pensamos, el modo normal de viajar por carretera». Además, destacó el apoyo del Gobierno al «importante potencial económico de la industria española del automóvil que ha apostado claramente por esta tecnología, estableciendo el marco preciso para la realización de pruebas con vehículos que incorporan funcionalidades autónomas en vías abiertas al tráfico».

 

Fotos

Vídeos