Citroën 2 CV Furgoneta, 65 años de historia

Citroën 2 CV Furgoneta, 65 años de historia

Se lanzó primero en Francia en 1951 y fue el primer modelo que inauguró la línea de montaje de la fábrica de Vigo en 1958

El Citroën 2 CV nació como un vehículo pensado para motorizar a los campesinos franceses y que se olvidaran del carro y la mula. Si la idea inicial surgió en 1935, habría que esperar a 1949 para el vehículo de serie cumpliera el exigente pliego de condiciones: debía transportar un cesto de huevos por un campo sembrado sin que se rompiera ninguno, además de 50 kilos de mercancías.

Otros requerimientos eran facilidad de conducción para alguien sin experiencia al volante, bajos costes de mantenimiento y consumir, como máximo, 3 litros cada 100 kilómetros. El coche, pese a su vocación agrícola, equipaba la gran novedad de la marca: la tracción delantera.

Antes, en julio de 1949 comenzó la producción del 2 CV, un icono del automóvil. El éxito del modelo superó ampliamente las expectativas, con un plazo de entrega que llegó a tres años. Era un coche para todo. Se desenvolvía bien en ciudad, circulaba por caminos sin asfaltar sin el menor problema, ofrecía mucho espacio interior y resultaba más económico que los rivales.

Con estas cualidades, Citroën desarrolló una versión pensada para el transporte de herramientas y mercancías. En 1951 aparecía el 2 CV AU, la primera versión del 2 CV Furgoneta. De esta forma, el 2 CV ganaba en capacidad de carga hasta alcanzar la media tonelada. Montaba un motor bicilíndrico refrigerado por aire, diseñado por Walter Becchia y una innovadora suspensión con muelles helicoidales y amortiguadores de fricción, una solución ideal para afrontar los baches y socavones de entonces.

El Citroën 2 CV Furgoneta tuvo un papel fundamental en el desarrollo de la industria de automoción en nuestro país. En 1958, se inauguraba la fábrica de Citroën Hispania en la Zona Franca de Vigo y justo el 2 CV Furgoneta fue el primer modelo que salió de las líneas de montaje. La marca apostaba por producir en la ciudad gallega gracias a su situación geográfica y la posibilidad de conquistar un mercado emergente sin tener que pagar aranceles.

Durante décadas, pintado en gris, fue el vehículo más habitual de organismos como Correos, con esa imagen del cartero con el coche en los pueblos más inhóspitos. Una herramienta eficaz que duraba miles de kilómetros para profesionales y empresas de todo tipo. Este modelo se anticipó a las necesidades del mercado y casi sin querer fue el precursor de un segmento totalmente nuevo.

La gama del Citroën 2 CV Furgoneta creció con la variante AZU, con capacidades de carga hasta los 575 kilos. Después, llegaban nuevos motores y modificaciones técnicas con el lanzamiento de las versiones AK y AKS, con las que se superan los 600 kilos.

En 1977, el 2 CV Furgoneta dejó de producirse. Le sustituyó un derivado del Citroën Dyane, el Acadiane, conocido aquí como Dyane 400, que se produjo en Vigo hasta 1987. Este modelo, que compartía tecnología y motores con su antecesor, fue digno sucesor del 2 CV Furgoneta hasta llegó el Citroën C-15.

 

Fotos

Vídeos