Citroën AX, cumple 30 años

Citroën AX, cumple 30 años

Pensado para sustituir al Visa, se fabricaron más de 2.400.000 unidades, de las que casi 813.000 se hicieron en Vigo

REDACCIÓN

Muy conocido por una campaña de lanzamiento de publicidad, con el niño chino con dos dedos levantados, el AX apareció en 1986 y resultó un éxito para la marca. Entre ese año y 1998, se fabricaron 2.425.138 unidades, con 812.951 vehículos producidos en Vigo, un tercio de la producción total.

En nuestro mercado, la repercusión del modelo fue notoria y la entonces Citroën Hispania pasó de una cuota de mercado del 5,2 % en 1986 a un 7,6 % en 1988. Además, el AX participó en la Operación Dragón en 1988, con 140 jóvenes europeos que recorrieron 4.500 kilómetros por tierras chinas, en un país que empezaba a abrirse al resto del mundo. Pueblos de la ruta entre Shenzhen y Pekín estaban hasta entonces vedados para los occidentales.

Esta atracción hacia Oriente tuvo su reflejo en la campaña de lanzamiento de este modelo, diseñada por Jacques Séguela. El gran gurú de la publicidad llevó al Citroën AX a la Gran Muralla China con esa imagen del niño chino haciendo el signo de la victoria y solo con el adjetivo Genial.

El AX nació tras la crisis del petróleo de 1979 y en un contexto en el que el precio del barril se encareció un 270 %. Los ingenieros de Citroën debían diseñar un vehículo con todos los factores que contribuyeran a gastar menos, pero sin reducir las prestaciones; desde el peso a la aerodinámica, y con mejora del rendimiento de los motores.

El primer paso en el desarrollo del futuro AX fue el ECO 2000, un prototipo presentado en el Salón de París de 1984 con un consumo de 2 l/100 km a una velocidad constante de 90 km/h (entonces las cifras oficiales de consumo eran a 90, 120 y ciclo urbano). Alcanzaba una velocidad máxima de 140 Km/h y su peso no llegaba a la media tonelada.

Finalmente, el Citroën AX se desveló dos años más tarde, por supuesto también en París. La marca apostaba por una estética mucho más moderna, una aerodinámica con un coeficiente de penetración de solo 0,31 y pesos entre 640 y 695 kilos. Todo era nuevo: desde los bajos a los motores, con el estreno de las mecánicas de gasolina de cuatro cilindros. Y con este modelo, la marca desarrolló incluso una variante eléctrica con batería de níquel-cadmio en 1993.

El coche también destacó en el terreno deportivo. El Citroën AX Sport representó la versión racing de la gama, con una potente mecánica de 95 caballos para un peso de 720 kilos. Por tanto, gracias a una pequeña relación peso-potencia, y con unas brillantes prestaciones era el vehículo ideal para iniciarse en competición y se hicieron diversas fórmulas de promoción en varios países europeos.

 

Fotos

Vídeos