Los sindicatos piden una reformulación del ERE en Vestas y seis meses para buscar soluciones

Reunión con la Confederación Europea de Sindicatos (CESE) junto a representantes de la Fundación Anclaje y el Comité de Empresa de Vestas./J. Bernal Revert
Reunión con la Confederación Europea de Sindicatos (CESE) junto a representantes de la Fundación Anclaje y el Comité de Empresa de Vestas. / J. Bernal Revert

El secretario general de CCOO en Castilla y León recuerda que «en un mes es imposible que se encuentre un nuevo inversor»

MIRIAM BADIOLALeón | Bruselas

«Queremos la reformulación, el retraso y la retirada del expediente de regulación propuesto por la empresa Vestas en el que se conceda un plazo de seis meses», afirmó este el secretario general de Comisiones Obreras en Castilla y León, Vicente Andrés, quien ha considerado esta propuesta como «única vía para poder dejar margen para encontrar una nueva solución industrial» porque «es imposible encontrar un nuevo inversor en un mes».

Así lo aseguró tras reunirse en Bruselas con el Comité Económico y Social Europeo, donde recordó que en estos momentos se están produciendo dos espacios de negociación. El primero de ellos se produce con los propios trabajadores y el comité de empresa, dentro del periodo de un mes que establece por ley el expediente del despido colectivo.

Por otro lado, tal y como manifestó Andrés, está abierta una mesa por la reindustrialización en la que está implicado el Ministerio de Industrial, el Ministerio de Transición Ecológica, la Junta de Castilla y León y los sindicatos, en la que «se trata de buscar una solución industrial a la posible marcha de Vestas mediante la búsqueda de nuevos inversores».

Del Olmo: «Vestas no es de fiar»

«Vestas no es de fiar y está dejando en la calle a cerca de 2.000 familias por una mala práctica que responde únicamente a su propio beneficio». Así de contundente se mostró la consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, tras pedir al Comité Económico y Social Europeo que «proteja a Europa de malas prácticas y deslocalizaciones» llevadas a cabo por empresas como la danesa, que decidió cerrar su planta de Villadangos del Páramo (León).

Así lo aseguró hoy tras la reunión mantenida en Bruselas por una delegación encabezada por la consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, la delegada del Gobierno en España, Virginia Barcones, el coordinador de Izquierda Unida en Castilla y León, José Sarrión, altos cargos de UGT y CCOO, Evelio Angulo y Vicente Andrés, y representantes del comité de empresa de los trabajadores de Vestas.

Pilar del Olmo aseguró que en su viaje a Bruselas pretende «visibilizar la decisión de una empresa que no es de fiar como es Vestas y que deja en la calle a mas de 500 familias de empleo directo y 1500 indirecto», para que así se europeice en conflicto y la Unión Europea se pueda asegurar de que «la empresa mantiene las instalaciones de Villadangos del Páramos para que en ellas se establezca una nueva iniciativa industrial».

«Vestas predica sobre energías verdes y ser una empresa responsable» cuando la realidad es bien distinta, ya que tal y como criticó la consejera «no ha tenido ninguna responsabilidad social con Castilla y León, ha disfrutado de ayudas europeas y ahora quiere deslocalizar la producción fuera de la Unión Europea».

Es por ello que trasladó a la vicepresidenta del CESE, Isabel Caño, la necesidad de que Europa se proteja de «estas malas practicas de empresas que producen fuera con costes más baratos y sin respetar costes, sin normativa ambiental o de trabajadores, y que luego se pretenden introducir con un coste más barato».

Asimismo, insistió en que desde la Junta de Castilla y León se pretende que Vestas revierta la situación «en una zona como es León con unos problemas serios de desindustrialización y un problema de despoblación» y no abandonen en Villadangos del Páramo «unas instalaciones que se construyeron con fondos europeos, para que haya una iniciativa industrial que quiera establecerse en ellas», algo para lo que es «imprescindible el apoyo de la Unión Europea».

Reuniones a 'cuatro partes'

El secretario general de CCOO quiso dejar claro que «no habrá solución de una mesa sin la otra», porque «tiene que haber acuerdos en los dos frentes», para lo que insistió en la petición de que «el expediente de regulación se reformule, se retrase, se retire y se abra un periodo de seis meses para poder dejar margen a una solución».

Al respecto, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, recordó que las reuniones a más alto nivel se están realizando «a cuatro partes, con la Fundación Anclaje, la Junta de Castilla y León, el Gobierno de España y la propia empresa».

En ese ámbito y sentados en la misma mesa, Barcones aseguró que se seguirá trabajando para que «la resolución sea satisfactoria» porque «se trata de una prioridad», para lo que el Gobierno «está al frente y al más alto nivel con la implicación de los Ministerios» para abordar «cuestiones fundamentales como el apoyo al empleo, a los trabajadores y al comité de empresa, así como a la unidad productiva».

Solicitud para que Cañete intervenga de forma urgente en el conflicto de Vestas

La Fundación Anclaje, representada por la consejera de Economía de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, representantes de CCOO y UGT y el comité de empresa de Vestas pedirá al comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, que intervenga de manera urgente en la situación provocada por la decisión de la compañía danesa de cerrar su factoría de Villadangos del Páramo (León).

Una cita ante la que el secretario general de Comisiones Obreras en Castilla y León, Vicente Andrés, espera «salir de Bruselas con la unanimidad con la que han acudido las instituciones españolas» y que así «la empresa continúe con su producción en Villadangos».

Sin embargo, para ello, «es necesario que se retrase la caducidad del seis de octubre para dar margen a la negociación», ya que «hay propuestas y respaldo de las instituciones».

A ello, el vicesecretario general de UGT, Evelio Angulo, añadió que «es posible que Vestas siga desarrollando su actividad en una fábrica competitiva y rentable».

También puso la vista en la reunión con Arias Cañete el coordinador de Izquierda Unida en Castilla y León, José Sarrión, que abogó por pedirle «su implicación directa en la gestión de la crisis de Vestas y medidas para el futuro para impedir que las multinacionales puedan campar a sus anchas despidiendo a miles de trabajadores solo por su afán de beneficios»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos