La provincia de la biosfera: Picos de Europa

Declarado Parque Regional, Nacional y Reserva de la Biosfera comparte su espacio con tres provincias: Asturias, Cantabria y León

Mirador del Tombo, en Valdeón. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASLeón

Un frente montañoso de excepcional relieve quiso dibujar dos valles donde la naturaleza se fusionó a lo largo de los siglos con sus gentes para crear un paraíso entre macizos de calizas.

Es Parque Regional, Nacional y Reserva de la Biosfera. Comparte territorio y une en un solo espacio a tres provincias: Asturias, Cantabria y León.

Son los Picos de Europa, la joya de la corona; un rincón donde disfrutar entre abruptas y fuertes pendientes. Un paisaje de bosques y altas cumbres de valor ecológico incalculable.

Un maravilloso entorno, regado por el Cares y el Sella, que serpentean entre el valle de Valdeón y el de Sajambre, que dan nombre a los dos municipios leoneses que comprende esta reserva.

Ambos comparten arroyos y bosques, prados y riscos que permiten detener el tiempo e imaginar al urogallo, al lobo ibérico, al oso pardo y al águila culebrera reinar en su hábitat.

Accediendo por el Sur, y girando a la derecha en el puerto del Pontón, se accede, a través de Panderrueda, al valle más abrupto de España. Pronto, desde su mirador cualquiera se puede hacer una idea de lo que tiene ante sus ojos. Es el Valle de Valdeón.

La Vía Ferrata de Cordiñanes, arriba; el valle de Valdeón, abajo a la izquierda; y la fábrica del queso de Valdeón, a la derecha. / leonoticias

Para llegar a su capital, Posada, es obligatorio transitar entre las curvas que provocan su escarpada orografía y, en una de ellas, aparece el Mirador de Valdeón. También destaca el mirador del Tombo, con su corzo, emblema de la zona.

Si tanta curva acaba mareando, se puede tomar un descanso y degustar el producto estrella de la zona: el queso de Valdeón. Su sabor intenso, salado y picante, con alto contenido graso, es una delicia para los paladares más exclusivos.

En Cordiñanes hay una invitación a vivir el riesgo en nuestras propias carnes: la Vía Ferrata, un pasillo sobre una caída de 350 metros de altitud.

Y para los menos aventureros, el mayor recurso económico y turístico del valle: la Ruta del Cares, que parte de Caín y llega hasta Poncebos, ya en Asturias. 21 kilómetros en el desfiladero del Cares que dejan imágenes y pasadizos que coquetean con cumbres gigantes como Torre Cerredo.

De vuelta hacia la provincia, se puede hacer parada en el chorco de lobos, una estructura que demuestra cómo los habitantes del valle se tuvieron que adaptar a su naturaleza e ingeniárselas para convivir con sus especies. Aquí se atrapaba a este animal hace decenas de años.

Soto, Oseja, Ribota, Vierdes y Pío. Esos son los cinco núcleos urbanos que concentran la población del Valle de Sajambre, la otra vertiente de la Reserva de la Biosfera de Picos de Europa, en la provincia de León, y al que se accede a través del puerto del Pontón y Panderrueda, y circulando por el desfiladero de los Beyos.

Instantáneas del Valle de Sajambre, en la Reserva de la Biosfera de Picos de Europas. / leonoticias

Las nieves perpetuas en sus cumbres, y los extensos bosques de hayas, robles y abedules en sus campos embriagan con una extraordinaria belleza. Para verlo bien, es posible acercarse a alguno de sus miradores, como San Roque, Los Porros o Vistalegre.

Los hórreos salpican de arquitectura tradicional el municipio, que vive en un paisaje natural de enorme calidad y con su ganadería extensiva como principal recurso, quienes pastan a sus anchas sobre el verde monte.

Soto de Sajambre se presenta como núcleo turístico de referencia. La Fábrica de la Luz y el Museo Escuela son visitados por cientos de personas. Nunca es tarde para echar una mirada atrás.

Subiendo hasta los 1.432 metros de altitud, uno se puede poner a refugio y pasar un rato protegidos en medio de la naturaleza. Es el Refugio de Vegabaño.

Con las imágenes que ofrece este marco incomparable se pone punto y final a un recorrido de ensueño, magia y leyenda. Un recorrido que leonoticias ha ofrecido desdes Omaña y Luna, al Alto Bernesga, a Los Argüellos,Babia, Laciana y los Ancares Leoneses y que despede en los Picos de Europa.

Las siete Reservas de la Biosfera se han presentado con toda su majestuosidad y han demostrado que la provincia de León es naturaleza en estado puro como ningún otro rincón de España.

 

Fotos

Vídeos