Un MIR de primer año del Hospital de León se enfrenta a dos años y medio de cárcel por la muerte de una mujer de 74 años

Un MIR de primer año del Hospital de León se enfrenta a dos años y medio de cárcel por la muerte de una mujer de 74 años

La acusada diagnosticó a la paciente una artrosis de rodilla y que cuatro días después fallecía como consecuencia de un derrame cerebral | Está acusada de un delito de homicidio imprudente

A.C.León

El Juzgado de lo Penal nº1 de León juzgará los días 25 y 26 de abril a una facultativa médica que se enfrenta a dos años y medio de cárcel por un delito de homicidio por imprudencia al emitir un diagnóstico erróneo a una paciente de 74 años que fallecía cuatro días después. En el momento de los hechos, la acusada ejercía como residente de primer curso.

Según las calificaciones previas, los hechos se remontan al 15 de febrero de 2011 cuando la víctima, de 78 años edad, fue atendida en el Servicio de Urgencia del Hospital de León por la acusada que, “con desprecio absoluto de sus obligaciones”, no comprobó la asistencia médica que había recibido cuatro días atrás la paciente.

Asimismo, continúa el fiscal, no tuvo en cuenta el informe asistencia de la ambulancia ni el historial médico donde constataba que había sufrido en agosto de 2010 un accidente isquémico transitorio (AIT) –detención del flujo de sangre a una parte del cerebro por un breve período de tiempo-.

Diagnóstico

Tampoco tuvo en cuenta la advertencia del médico de familia, que advirtió la sospecha de un segundo AIT e hizo caso omiso a la información prestada por los familiares, acordando la práctica de una radiografía de la rodilla izquierda y una analítica para descartar un proceso de accidente cerebro vascular, diagnosticándole una artrosis de rodilla, dándole el alto, sin que el alta fuese firmada por el médico adjunto.

La paciente sufrió un empeoramiento grave, diagnosticándole el día 22 un derrame cerebral, por el que falleció al día siguiente en la UCI del Hospital. La víctima tenía dos hijas. La acusada carecía de seguro de responsabilidad civil.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio por imprudencia grave profesional y solicita una pena de dos años y seis meses para la acusada así como la inhabilitación para el ejercicio de la profesión de médico durante cinco años. Asimismo, la acusada deberá indemnizar a las hijas de la víctima con casi 100.000 euros.

Misma pena la que solicita la acusación particular, que recuerda que a la víctima se le incluyó en la Unidad de Ictus del Servicio de Neurología del Hospital de León para el seguimiento y el control.

Nulidad de la causa

Por su parte, la defensa señala la nulidad de las actuaciones por la ausencia de documentación escrita con el contenido de declaraciones de investigados y testigos. En cualquier caso, recuerda que su clienta no tuvo acceso a la anotación realizada en la tarde anterior por el médico de atención primera, dado que nadie le facilitó el escrito del 112.

Es decir, con apenas experiencia profesional atendió a la paciente con la única referente de la enfermería, que “refiere no mover una pierna”. Tras un reglado estudio de la paciente, sin presencia de clínica neurológica, le da alta tras consultar con la médico adjunta que tutorizaba su actuación.

Por todo ello, concluye, si el elemento de referencia para valorar la actuación conforme a ‘lex artis ad hoc’ es esa hoja que documenta la asistencia prestada, no se le puede hacer ningún reproche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos