El nuevo inversor para la planta de Vestas espera una respuesta en 72 horas o descartará instalarse en León

Moldes de Vestas listos en la planta de Villadangos del Páramo./
Moldes de Vestas listos en la planta de Villadangos del Páramo.

La firma danesa tenía hasta el 31 de octubre para certificar la cesión de su planta a una nueva actividad | Sin respuesta inicial el margen se ha ampliado a las próximas 72 horas | Junta y Gobierno trabajan en otras alternativas

J.C.León

En el peor momento, Vestas no mueve ficha. Tanto la Junta de Castilla y León como el Gobierno central esperaban una respuesta inminente por parte de la multinacional para poder dar continuidad a su planta en la localidad leonesa de Villadangos del Páramo, pero ésta no llega.

El nuevo inversor acordado entre las partes para recuperar la actividad era partidario de una operación 'relámpago' que permitiera dar continuidad a la plantilla, si bien lo haría en una actividad no ligada a las renovables.

La empresa, que mantiene un proyecto de inversión cerrado con las administraciones, había puesto -según han advertido a leonoticias fuentes conocedoras de las operación- una condición previa: Vestas debería pronunciarse como muy tarde el 31 de octubre con el fin de poder garantizar el plan de actividad previsto.

72 horas de cortesía

Si en esa fecha no había respuesta por parte de la multinacional danesa la operación no podría cerrarse en los términos acordados con las administraciones y por extensión el empleo quedaría en el aire.

Superada la fecha, Vestas ha evitado respaldar una cesión de instalaciones lo que permite adivinar un mal desenlace para el primer proyecto previsto en Villadangos del páramo como recambio de actividad y en beneficio de la permanencia del empleo.

El único hilo de esperanza hoy se encuentra en las propias fechas de la decisión. La coincidencia con el puente ha permitido que la empresa inversora ampliara su margen para la respuesta de Vestas a los tres primeros días de esta semana.

Opción 'B'

72 horas para un 'sí' o un 'no' que dejará a León con una opción empresarial de futuro para los más de 350 trabajadores con los que cuenta en la actualidad la citada planta.

De no avanzar esta primera opción para la zona las administraciones central y autonómica apostarían por respaldar una opción 'B' de inversion que, en este caso, no significaría la continuidad de la actual plantilla pero sí nuevas contrataciones.

 

Fotos

Vídeos