La Junta responde a los regantes de León