El menor 'desaparecido' en Mansilla es localizado y todo se queda en una chiquillada

Interior de la vivienda de Bruno. / Noelia Brandón

Todo apunta a que Bruno, un niño de doce años, estuvo durante la jornada en un local de la gasolinera del municipio, propiedad de su familia | Su ausencia activó los efectivos de búsqueda

RUBÉN FARIÑAS Mansilla de las Mulas

Final feliz a lo que apunta a ser una 'chiquillada'. La búsqueda ha dado finalmente con el pequeño Bruno de Mansilla de las Mulas. El niño estaba en un local de la gasolinera del municipio, propiedad de la familia..

Más información

Las sospechas comenzaron con la apertura de las aulas del Instituto de Enseñanza Secundaria 'Astura' este martes. Como cada día, el pequeño Bruno, un estudiante de 12 años de la localidad leonesa, tomaba la bicicleta para dirigirse al centro escolar de este importante municipio de la comarca de Esla-Campos.

La búsqueda fue continua en las primeras horas tras la desaparición de Bruno –que se estima fue alrededor de las 8:00 horas- de quien se perdió la pista cuando salió de su domicilio, una vivienda unifamiliar situada en la calle Almendros del pueblo leonés.

Desde allí se dirigía hacia el IES de Mansilla, a un escaso kilómetro de su residencia, un camino que realizaba todas las mañanas. Este centro se sitúa en la salida del pueblo, junto a la desviación de la carretera que lleva a Cistierna y la Nacional que une León con Valladolid.

No acudió al instituto

El pequeño salió en bicicleta como cada mañana para afrontar una nueva jornada estudiantil, si bien nunca llegó al instituto. Algunas voces apuntan a que Bruno tenía un importante examen este martes como posible motivo de la desaparición, si bien fuentes oficiales no han confirmado este extremo ni que sea esta la causa.

Vecinos y agentes de la Guardia Civil se afanaron durante la tarde en dar con alguna pista que pudiera aclarar el paradero del muchacho, rastreando con especial hincapié en dirección al término municipal de Gradefes.

Una de las últimas personas en ver al joven, según fuentes cercanas a la familia, fue su primo, quien recuerda que Bruno no quería ir al colegio y se dejó la mochila en casa. Además, estas mismas personas también afirman que se le vio salir del pueblo montado en su bicicleta.

Organizados por los agentes de la Benemérita, amigos y familiares rastrearon en diferentes grupos el terreno.

A pesar de la gamberrada, la imagen de Bruno fue compartida para facilitar la búsqueda o conseguir cualquier pista sobre su paradero.

A última hora de la tarde de ayer, los padres regresaban a la vivienda con rostro compungido y sin buenas nuevas. «No sabemos nada; no hay ninguna novedad», afirmaba el progenitor a leonoticias. Los familiares del muchacho se encontraban arropados en todo momento por amigos.

Final feliz para una gamberrada difícil de olvidar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos