El 'churro' de la polémica en las piscinas de Valencia de Don Juan

Ainhoa, ayer en las piscinas, antes del incidente. A la derecha, abajo, el 'churro' que usó la niña. /M.V.
Ainhoa, ayer en las piscinas, antes del incidente. A la derecha, abajo, el 'churro' que usó la niña. / M.V.

La negativa a un niña con síndrome de Rett a usar un churro de natación en las piscinas genera una confrontación entre la madre y un socorrista | El Ayuntamiento traslada su disculpas pero recuerda que la niña se podría bañar con un flotador homologado y estudia la posibilidad de incorporar 'churros' autorizados para niños con minusvalías

Leonoticias Diario
LEONOTICIAS DIARIOLeón

Un flotador o, mejor dicho, un churro de natación, ha sido el detonante de la confrontación vivida este jueves entre una madre y un socorrista de las piscinas de Valencia de Don Juan.

La polémica ha saltado cuando Ainhoa, una niña asturiana con síndrome de Rett, se estaba bañando en la piscina con un churro.

En ese momento el empleado les indica que no puede usar ese tipo de flotador por no estar homologado e incumplir las normas de las instalaciones de la piscina.

Todo, a pesar de que, según ha relatado la madre de la pequeña a través de las redes sociales, se le explica la situación de la niña. Tanto que, según su relato, el trabajador le recuerda que si no puede venir tiene un río a 200 metros. «Cuál es mi sorpresa cuando me contesta que si mi hija no puede venir que no venta y que tengo una río a 200 metros para bañarme», aseguraba la madre en las redes sociales.

Explicaciones y disculpas

Versión distinta la que mantienen desde el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan. Tras tener conocimiento de lo ocurrido, el concejal José Jiménez Martínez trasladó sus disculpas a la madre de Ainhoa y le explicó las normas de la piscina.

Es más, según ha relatado a leonoticias, le recordó que la pequeña se podría bañar con un flotador o un chaleco homologado sin problema. Chaleco que, le trasladó la madre, le quedaba pequeña a la niña.

«Hay unas normas que debemos hacer cumplir», señaló el concejal, que si bien se comprometió a revisar el caso y modificar la normativa, con el objetivo de que contemple la puesta a disposición de churros autorizados para niños y personas con cualquier minusvalía o discapacidad.

Piscinas adaptadas

En cualquier caso, Martínez ha recordado que las piscinas de Valencia de Don Juan son destino habitual de los usuarios de Asprona o del centro ocupacional Cosamai, disponiendo además de una silla elevadora para que las personas con problemas de movilidad se puedan bañar.

«Aquí tratamos con cariño a todo el mundo. La muestra es cada año vienen más personas». En este punto, recordó que el socorrista implicado es un trabajador ligado a las piscinas desde hace más de 15 años que nunca ha ocasionado problemas.

No obstante, Martínez entendió necesario traslada la pertinente disculpa e insistirle en la imposibilidad de ese tipo de churros en las piscinas lo que, remarcaron, no supone un veto a la menor, que podrá seguir disfrutando de estas instalaciones utilizando un flotador homologado, «como cualquier usuario» y que ha permanecido en las instalaciones de Valencia de Don Juan durante toda la jornada de este jueves.

 

Fotos

Vídeos