El valor de un estudiante evita una matanza en un autobús escolar en Italia

Equipos de emergencia italianos trabajan junto al autobús al que prendió fuego el conductor cerca de Milán./EFE
Equipos de emergencia italianos trabajan junto al autobús al que prendió fuego el conductor cerca de Milán. / EFE

51 niños y tres profesores logran escapar del vehículo tras prenderle fuego el conductor para «vengar» a los migrantes «muertos en el mar»

DARÍO MENORCorresponsal. Roma

«De aquí no sale nadie vivo». 51 estudiantes de entre 11 y 13 años y tres profesores que iban en un autobús escolar por la zona de la ciudad italiana de San Donato Milanese, a las afueras de la capital lombarda, burlaron este miércoles la muerte de milagro cuando el conductor, de origen senegalés y nacionalizado italiano en 2004, prendió fuego al vehículo después de obligar a sus maestros a atarlos, quitarles los móviles y rociarlo todo con gasolina.

El chófer, Ousseynou Sy, de 47 años, llevaba una pistola y pretendía conducir el autocar hacia el aeropuerto de Linate para cometer una matanza todavía de mayores dimensiones en venganza por los inmigrantes que mueren en el Mediterráneo central. Fuentes de la Fiscalía de Milán consideran que Sy actuó con una motivación terrorista y lo calificaron de «lobo solitario» sin relación con el Estado Islámico. Al ser interrogado tras la detención, reconoció haber publicado un video en internet en el que anunciaba que iba a «castigar a Europa» por sus políticas migratorias ya que «no podía seguir viendo a los niños despedazados por los tiburones».

«Nos dijo que había perdido a tres hijas ahogadas en el mar, que todos los niños mueren en el mar y que debíamos morir también nosotros quemados», contó a los medios locales uno de los menores, que estudian en un colegio de Crema, en el norte del país. «He tenido miedo de morir», confesó. «Decía que las personas en África mueren por culpa de Di Maio y de Salvini», comentó una estudiante, haciendo referencia a los vice primeros ministros del Gobierno italiano.

Un padre abraza a su hijo después del suceso.
Un padre abraza a su hijo después del suceso. / EFE

La tragedia pudo evitarse gracias a que otro de los muchachos consiguió desatarse, recuperó uno de los teléfonos móviles, que había quedado olvidado en el suelo, y llamó al 112. «Daba muchísimo miedo. Se puso a vaciar por el suelo varios bidones de gasolina», explicó el chaval, con marcas en las manos y muñecas por haberse arrancado la cinta de electricista con la que estaba atado. Los maestros ataron con menos fuerza a los niños situados en la zona posterior del autocar y por tanto, menos a la vista de Sy, para que intentaran liberarse.

Casi una hora de terror

Las fuerzas de seguridad no tardaron en interceptar el vehículo, que se topó con una de las barreras formadas por varios automóviles de los Carabinieri. El chófer trató de evitarla y golpeó a algunos coches hasta que perdió el control del autocar, que paró al chocar con el guardarraíl. Los agentes consiguieron romper una de las ventanas del autobús, por la que fueron escapando los chicos aunque todavía no se había detenido por completo. Afortunadamente habían salido ya todos los menores antes de que las llamas se extendieran por el vehículo, que quedó calcinado después de que el chófer prendiera fuego a la gasolina con un mechero. Duró unos 40 minutos el viaje del terror de los 51 estudiantes y sus tres profesores, ninguno de los cuales resultó herido. Sólo unos pocos tuvieron leves intoxicaciones debido a la inhalación de humo.

La tragedia evitada gracias a un «milagro» y a la rápida intervención de los Carabinieri, según dijo el fiscal jefe de Milán, Francesco Greco, provocó una gran conmoción en Italia. Sobre todo cuando se supo que Sy, divorciado de una mujer italiana con la que tiene dos hijos de 12 y 18 años, cuenta con antecedentes pues había sido denunciado por conducir borracho y por un caso de pederastia. Cuando fue detenido por los agentes, estaba muy alterado y decía frases inconexas, así que será sometido a un examen psiquiátrico para verificar si tiene alteradas sus condiciones mentales. Podría ser acusado de secuestro de personas y de planificar una matanza con fines terroristas.

Temas

Italia