May prepara a sus ministros para un acuerdo con Bruselas

Theresa May comparece en el Parlamento. /Andy Rain (Efe)
Theresa May comparece en el Parlamento. / Andy Rain (Efe)

Los miembros del Gabinete leen el borrador de lo acordado salvo el más polémico apartado irlandés

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres (Reino Unido)

Los ministros del Gabinete británico han leído el borrador del acuerdo negociado con la Comisión Europea salvo la redacción sobre el mecanismo que permitiría poner fin a la permanencia de Reino Unido en la unión aduanera. Theresa May prepara así una reunión de su Gobierno, que tendría que aprobar el borrador para que se celebre un Consejo Europeo antes del final de este mes.

Según los medios británicos, la Comisión habría sugerido un método de arbitraje mixto para sortear las dos posiciones hasta ahora enfrentadas: que Londres decidiría unilateralmente cuándo retirarse y que Bruselas tendría un veto sobre esa decisión, si considera que no se ha encontrado la manera de evitar la creación de controles extensos en la frontera entre las dos Irlandas.

El Gabinete será convocado con urgencia para conocer la redacción de esa faceta del Acuerdo de Retirada, con posiciones hasta ahora enfrentadas entre ministros, que han mantenido en los últimos días reuniones facciosas. Los partidarios del 'brexit' han planeado sus tácticas en torno a 'pizza'. Y los pragmáticos que querían la permanencia, a palo seco.

Las maniobras entre los 'con pizza' y los 'sin pizza' son un microcosmos de la contienda general que se avecina. Los laboristas afirman que rechazarán el 'brexit' de May, porque contempla una unión aduanera temporal cuando ellos proponen una definitiva. Los diputados conservadores 'brexiters' denuncian anticipadamente un engaño. Unionistas del DUP emiten quejas o guardan silencio.

El ministro de Agricultura y Pesca, Michael Gove, ha sido señalado como el inspirador de la demanda para que se publique la evaluación de las implicaciones legales que habría escrito el Abogado General, Geoffrey Cox, ministro del momento, sobre las diferentes modalidades de acuerdo o desacuerdo. La demanda se ha extendido y laboristas y unionistas se suman a ella.

Tendencia pro-UE

May llamó el martes por la noche a Angela Merkel, el día siguiente a Donald Tusk y se verá el viernes con Emmanuel Macron en una ceremonia de conmemoración del fin de la Primera Guerra Mundial en Normandía. Keir Starmer, responsable del 'brexit' en las filas laboristas, ha ido a Buselas. Si el acuerdo no se cierra en los próximos días y no hay cumbre en noviembre, aumentará la probabilidad de no acuerdo.

El mayor sondeo organizado desde el referéndum de junio de 2016, con una muestra de 20.000, ha confirmado la tendencia favorable a la permanencia en la UE, que ahora apoyaría el 54% de la población frente al 46% que respalda el 'brexit'. En la consulta de hace dos años y medio, el 'brexit' ganó por 52%-48%. El resultado alienta la reivindicación de una segunda consulta, que no apoyan los grandes partidos.

La reunión extraordinaria del Gabinete, que se ha sugerido que podría celebrarse mañana, sería un primer paso en el avance de un acuerdo por el Parlamento británico, donde las sumas no ofrecen un sentimiento de seguridad sobre su aceptación. Es la creciente certidumbre sobre la falta de preparación para un no acuerdo el mayor aliciente para respaldar el último plan de May.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos