Los 'brexiters' alientan un motín inminente contra May

Theresa May, en una imagen de archivo./REUTERS
Theresa May, en una imagen de archivo. / REUTERS

El exministro, David Davis, llama a los ministros a 'ejercer su autoridad' y faltan cuatro firmas para forzar elecciones de nuevo líder

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

El exministro del 'Brexit', David Davis, ha apelado a los ministros del Gabinete para que «ejerzan su autoridad colectiva» y rechacen el martes los planes de Theresa May. A esa incitación se añade que 44 diputados conservadores habrían enviado ya su carta al comité de su grupo parlamentario que, con cuatro cartas más, estaría obligado a convocar elecciones para el liderazgo del partido.

El amotinamiento de los 'brexiters' se alienta porque creen que el viaje del ministro negociador, Dominc Raab, a Bruselas para entrevistarse con Michel Barnier es el preludio del anuncio de que Reino Unido ha llegado a un acuerdo con el negociador de la Comisión Europea sobre los términos de la retirada británica de la UE; que, según Davis, «pone nuestra constitución en juego».

Antes de viajar a la capital administrativa de la UE esta semana, Theresa May presentará el acuerdo, si se alcanza, a su Gabinete. El estilo de la primera ministra, basado en preservar la información en un círculo muy reducido de colaboradores, se ha acentuado en las últimas semanas y muy pocos conocen las nuevas concesiones que ha ofrecido a Barnier.

Hace quince días se filtró a la prensa que, tras el rechazo de su 'plan Chequers', May y sus colaboradores aceptaron que la única manera de evitar un aumento notable de controles fronterizos en Irlanda del Norte es la extensión de la fase de transición de dos años, en la que Reino Unido permanecería en la unión aduanera.

Causó una rebelión del Partido Democrático Unionista (DUP), porque la provincia norirlandesa se mantendría en del mercado único y aumentarían los controles de mercancías entre Gran Bretaña y su región. Tal estatus en Irlanda del Norte reavivaría la demanda de independencia en Escocia, según los líderes conservadores allí, que han advertido sobre su dimisión.

La extensión de la unión aduanera al conjunto de Reino Unido había sido rechazada por Bruselas, pero sería más aceptable si el conjunto del país adopta también las regulaciones del mercado único. Los 'brexiters' exigen que la extensión tenga un plazo limitado, definido en el acuerdo, y que la decisión sobre su final sea exclusivamente del Parlamento británico.

Iñigo Gurruchaga

El ministro Raab se ha sumado a esa exigencia y uno de sus colegas ministeriales, el responsable de Sanidad, Matt Hancock, ha afirmado que «hay diversas maneras de asegurar que algo está limitado en el tiempo», como, por ejemplo, describir las condiciones para «el punto en el que esos arreglos terminan». Otros ministros callan mientras son alentados a la rebelión.

Según Davis, la industria alemana ya expresó 'pánico' hace una semana por un 'Brexit' que reduzca sus exportaciones a Reino Unido. E Irlanda perdería más que nadie sin un acuerdo comercial generoso para el comercio británico-europeo. En esa especulativa partida de póker, Davis cree que este es el momento en el que la UE tiene que ceder.

Las vicisitudes del 'Brexit' desembocarían esta semana en una batalla dentro del Partido Conservador, donde comenzó el monumental enredo. Los 'brexiters' ven, como dice Davis, que su Gobierno se comprometerá a pagar 45.000 millones de euros a la UE sin garantía de que la declaración política sobre el futuro acuerdo comercial sea satisfactoria.

May avanza por una cuerda más floja que en previos momentos críticos. Tiene más apoyo en el país que en Westminster donde sus rebeldes creen que su acuerdo impedirá el cumplimiento del único sueño que justifica el 'Brexit', la libertad de firmar acuerdos bilateras con Estados Unidos, China e India que compensarían con creces, según ellos, la marcha de la UE. Es otro plan sin mayoría hoy en el Parlamento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos