Un 'brexit' duro

Las empresas y el Gobierno se preparan ante la eventualidad de una ruptura traumática, que produciría graves quebrantos a España

Un 'brexit' duro
Afp
El Norte
EL NORTEValladolid

El 'brexit', la salida del Reino Unido de la Unión Europea, será un hecho lesivo para ambas partes, ya que la disgregación debilita a unos y a otros, si bien un proceso ordenado de ruptura podría preservar la mayor parte de los intereses. Algo que no ocurriría si se produce un 'brexit' duro, sin acuerdo entre las partes. Tras la estrepitosa derrota en la Cámara de los Comunes del acuerdo suscrito entre el Gobierno de Theresa May y Bruselas, es evidente que la amenaza de un 'brexit' sin acuerdo es cada vez más real. La eventualidad de una ruptura traumática produciría graves quebrantos a España, ya que el británico es el tercer mercado para las exportaciones españolas de bienes y servicios, después de los de Francia y Alemania. Además, el mayor riesgo afecta a las pymes con actividad en el Reino Unido, pues las grandes empresas con intereses en las Islas Británicas se han venido preparado para esta eventualidad. En el terreno institucional, hay acuerdos en casi todos los sectores (fiscalidad, justicia, sanidad, Seguridad Social…) válidos para una salida acordada, pero sin acuerdo de las partes se abriría un gran vacío. Para tratar de llenarlo, el Gobierno ha aprobado un informe sobre la planificación de contingencia para la salida del Reino Unido de la UE sin acuerdo, que desarrolla un plan de medidas legislativas, logísticas y de comunicación; además, la ministra de Industria ha apuntado la posibilidad de autorizar un 'cheque-brexit' de ayuda a las empresas que lo necesiten. Como se ha dicho, las grandes empresas ya han adoptado estrategias preventivas. Los bancos más enraizados en el Reino Unido, Santander y Sabadell, han realizado actuaciones para minorar daños; la compañía Iberia, que integra junto con British Airways el holding IAG, intentará argumentar que el 50,1% es capital español; Ferrovial ha puesto en venta la sociedad del grupo que gestiona Heatrow; Iberdrola ha dado pasos para afianzar su 'statu quo'. Nadie debe pensar, sin embargo, que el divorcio planeado por Londres será inocuo; de hecho, España ya empieza a resentirse de la caída del turismo británico, que es el primer cliente del mercado español. Todo confirma, en fin, que el error británico puede arrastrar en mayor o menor medida a todos sus socios y aliados, y también a España, naturalmente.

 

Fotos

Vídeos