Un terremoto de 6,1 grados ha sacudido la región de Osaka (Japón) y el Gobierno habla de varios muertos y decenas de heridos

Poco antes de las ocho de la mañana saltaban las alarmas en Japón. Un fuerte terremoto de 6,1 grados de magnitud ha sacudido el oeste de la isla, con hipocentro a 13 kilómetros de profundidad en la prefectura de Osaka. El Gobierno habla de varios fallecidos, sin especificar el número y las autoridades locales cifran en una decena los heridos en Osaka. Se han interrumpido los servicios ferroviarios. Esos escolares bajaban de los vagones, ayudados por los operarios y caminaban a lo largo de las vías. Ese empleado, parece no dar crédito a lo que está sucediendo en la oficina. El primer ministro nipón, Shinzo Abe, asegura que el Gobierno analiza la gravedad de los daños e insiste que su prioridad es garantizar la seguridad de los ciudadanos. Tras el terremoto no se ha activado la alerta de tsunami, pero el oeste de Japón ha temblado con gran intensidad. El aeropuerto también ha suspendido los vuelos para proceder a examinar el estado de las pistas. Las autoridades han informado que ninguno de los 15 reactores con los que cuenta esta región se han visto afectados por el temblor.