Putin ordena responder al ensayo del misil americano

Putin (i) y Medvedev. /Reuters
Putin (i) y Medvedev. / Reuters

El presidente teme que el escudo antimisiles desplegado en Polonia y Rumanía incluya cohetes de alcance suficiente para atacar Rusia

RAFAEL M. MAÑUECOCorresponsal en Moscú (Rusia)

Rusia realiza pruebas de armas prácticamente cada mes, incluyendo misiles con capacidad de portar cargas atómicas, y efectúa maniobras militares también con inusitada frecuencia. Su máximo mandatario, Vladímir Putin, presume además de poseer un arsenal «invencible». Sin embargo, cuando son otros los que muestran los dientes, Moscú pone el grito en el cielo.

Así sucedió este viernes. Putin reunió de urgencia a su Consejo de Seguridad, órgano que incluye a las principales figuras del Estado y a los responsables de los estamentos de Defensa y Orden Público, para ordenar la «preparación de una respuesta simétrica» al reciente ensayo de un misil de crucero de medio alcance por parte de Washington. «Dispongo que los ministerios de Defensa y Exteriores procedan a analizar el nivel de amenaza que suponen para nuestro país las acciones de Estados Unidos y que se adopten medidas integrales para preparar una respuesta simétrica», declaró el presidente.

Según sus palabras, el hecho de que EE UU llevase a cabo el ensayo del misil, por primera vez desde la Guerra Fría, «tan sólo dieciséis días después» de que expirase el Tratado de Fuerzas Nucleares de Medio Alcance (INF en sus siglas en inglés) «demuestra que no fue una improvisación, sino un eslabón más en una cadena de acontecimientos previstos con anterioridad». No obstante, Putin reiteró que su país no se dejará arrastrar a una carrera de armamentos.

Tratado de desarme

El disparo de prueba del misil norteamericano, prohibido por el INF, se produjo el pasado domingo desde la isla de San Nicolás (California). Supuso la puntilla a lo que fue el primer tratado de desarme importante al comienzo de la época de la distensión. Moscú y Pekín condenaron inmediatamente el ensayo. Se trata de una versión modificada de un misil de crucero Tomahawk de la Marina. Las autoridades estadounidenses puntualizaron que el cohete está diseñado para llevar carga convencional, no nuclear.

El INF, rubricado en Washington el 8 de diciembre de 1987 por los presidentes soviético y norteamericano, Mijaíl Gorbachov y Ronald Reagan, estipulaba la eliminación de todos los misiles de alcance corto (500-1.000 kilómetros) y medio (1.000-5.500 kilómetros) de emplazamiento fijo en tierra, estuvieran o no provistos de cabeza atómica.

El pasado 3 de julio, Putin firmó el decreto ratificando la salida de Rusia del INF, medida adoptada previamente por Washington por considerar que Moscú empezó primero a incumplirlo al dotarse del misil de crucero 9M729 (Novator), cuyo alcance, según los rusos, no supera los 500 kilómetros. Pero Estados Unidos sostiene que el arma puede llegar hasta 1.500 kilómetros, entrando así de lleno en la clasificación de cohete «intermedio».

El jefe del Kremlin expresó hoy el temor de que, bajo el pretexto de desplegar elementos del escudo antimisiles en Polonia y Rumanía, Washington emplace cohetes ofensivos de alcance suficiente para atacar Rusia. El único acuerdo de limitación de armas nucleares que queda aún vigente es el START, el Tratado de Limitación de Armas Estratégicas (de largo alcance). Expira en 2021 y corre peligro.