200 civiles muertos, 60 niños, por los bombardeos de la aviación siria cerca de Damasco

200 civiles muertos, 60 niños, por los bombardeos de la aviación siria cerca de Damasco

Es el ataque más mortífero hasta ahora contra Ghuta Oriental, una región rebelde donde viven hacinadas 400.000 personas en pésimas condiciones

COLPISA / AFPMADRID

Unos 200 civiles, entre ellos casi 60 niños, han muerto desde el por los violentos bombardeos de las fuerzas del régimen sirio contra el bastión rebelde de Ghuta Oriental, cerca de la capital, Damasco, a pesar de los llamamientos de la ONU a poner fin a este "sufrimiento sin sentido".

El balance de la ofensiva, previa a un ataque terrestre contra esta región, el último feudo en el país de los opositores al régimen del presidente Bashar El-Asad, es de 17 muertos el domingo, 127 el lunes y 50 este martes, según los datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). "Ninguna palabra puede hacer justicia a los niños asesinados, a su madres, a sus padres y a su seres queridos", ha señalado UNICEF en un comunicado publicado este martes.

Por su parte, la oposición siria en el exilio ha denunciado "una guerra de exterminio" y el "silencio total" ante los "crímenes" del régimen de El-Asad en la guerra que empezó hace casi siete años. La jornada del lunes "fue una de las peores de la historia de la crisis actual", ha señalado un médico de la zona que se identificó como Abu El-Yusr.

400.000 personas atrapadas

La Defensa Civil en Ghuta Oriental, el servicio de rescate en las zonas rebeldes conocido como los 'cascos blancos', ha informado de intensos bombardeos y disparos de artillería en Saqba, Jisreen, Hammuriye y otras localidades del enclave este lunes. La ONU estima que casi 400.000 personas viven en este enclave, en manos de los rebeldes y rodeado por las fuerzas leales al presidente El-Assad desde 2013, algunas de las cuales necesitarían ser evacuadas porque están enfermas o heridas. La semana pasada un convoy con ayuda de las agencias de la ONU y la Media Luna Roja Siria consiguió entrar en Ghuta Oriental, casi 80 días después de que se produjera el último envío.

El coordinador regional de la ONU para la crisis siria, Panos Moumtzis, denunció el lunes una "extrema escalada de las hostilidades" en la región. "La situación humanitaria de los civiles en Ghuta Oriental está cada vez más fuera de control. Muchos vecinos no tienen más opción que ocultarse en sótanos y búnqueres subterráneos con sus hijos", denunció.

Un portavoz del grupo rebelde Failaq al Rahman, Wael Olwan, afirmó que los bombardeos como una táctica preparatoria para un posible avance de unidades terrestres. Además, señaló que el Ejército está incumpliendo con los acuerdos de las zonas de reducción de la tensión pactadas con la mediación de Rusia y aseguró que Damasco utiliza la presencia de unos pocos cientos de combatientes de la antigua filial de Al Qaeda en Ghuta Oriental como pretexto para castigar este enclave.

 

Fotos

Vídeos