El Estado Islámico reivindica el atentado en una mezquita chií de Arabia Saudí

La mezquita, tras la explosión./
La mezquita, tras la explosión.

La explosión, que se ha producido en la localidad de Kudeih, ha dejado al menos 20 muertos y 50 heridos

COLPISA / AFPriad

El Estado Islámico ha reivindicado el atentado contra una mezquita de la población saudí de mayoría chií de Kudeih, que ha dejado alrededor de 20 muertos y 50 heridos. Los yihadistas señalan que "el hermano mártir Abu Amer al Nashdi irrumpió con su cinturón explosivo en una concentración de chiíes infieles en un templo de Kudeih", afirma el grupo terrorista en un comunicado difundido en foros yihadistas.

más información

La explosión tuvo lugar durante la oración semanal, ha confirmado el ministerio saudí del Interior. Algunas fotografías y vídeos difundidos en las redes sociales muestran el cadáver destrozado del supuesto suicida, mucha sangre y restos humanos en el suelo, y ambulancias evacuando a las víctimas.

La explosión se ha producido en una mezquita de la localidad de Kudeih, en la provincia de Qatif, ha señalado el portavoz del ministerio del Interior, que no ha ofrecido ningún balance de víctimas. El hospital de Qatif ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que donen sangre. El centro médico también ha movilizado a miembros del personal que estaban de descanso. Kudeih está situado al norte de la ciudad de Qatif en la provincia oriental saudí donde se concentra la minoría chií.

Amenazas

El pasado noviembre, una grabación atribuida al dirigente del grupo terrorista Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi, quien proclamó un califato en las zonas bajo su control de Siria e Irak, llamó a la guerra en Arabia Saudí. Al Bagdadi urgió a los saudíes a rebelarse, entre otros, contra los chiíes de su país, la familia gobernante Al Saud y los soldados saudíes.

Ese mismo mes fue perpetrado un ataque contra una mezquita chií en la población de Al Daluh, en la provincia de Al Ahsá, que se saldó con la muerte de ocho personas. La policía saudí anunció posteriormente la detención de 77 personas supuestamente implicadas en el ataque y que seguían órdenes del EI.

Las provincias orientales de Al Ahsá y Al Qatif pertenecen a la región de Al Sharquiya y son de mayoría chií. Esta comunidad representa en torno a un 10% de la población saudí -predominantemente suní- y se queja de sufrir discriminación y marginación legal.