Macron, Xi, Merkel y Juncker conversarán en París el martes sobre comercio y clima

Manifestantes durante una marcha en pro del medio ambiente y para generar consciencia del cambio climático en Santiago (Chile). /Efe
Manifestantes durante una marcha en pro del medio ambiente y para generar consciencia del cambio climático en Santiago (Chile). / Efe

Será la primera vez que los 28 socios europeos abordan el asunto

COLPISA / AFP

El presidente francés, Emmanuel Macron, invitó a su par chino, Xi Jinping; a la canciller alemana, Angela Merkel; y al titular de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a conversar en París el martes sobre comercio y clima, anunció el Elíseo el jueves.

Con este encuentro, que se realizará durante una gira por Europa de Xi para defender su proyecto de «nuevas rutas de la seda», se busca «encontrar puntos de convergencia entre Europa y China», indicó la presidencia francesa.

«Estimamos que era necesario, ya que para defender el multilateralismo la discusión debe llevarse a cabo a nivel de Europa y no sólo de Francia», detalló el palacio del Elíseo.

La reunión llegará días después de una primera discusión sobre China prevista este viernes en Bruselas entre los 28 dirigentes de la Unión Europea (UE), inquietos por las inversiones de Pekín en el bloque, especialmente el Este y el Sur.

El jueves, al llegar a la cita de dos días, el presidente francés aplaudió un «despertar europeo» frente al gigante asiático y recordó que «desde el inicio de su mandato» instó a defender la «soberanía europea». Las discusiones sobre China estaban previstas para el jueves por la noche, pero fueron aplazadas hasta el viernes, eclipsadas por el 'brexit'. Será la primera vez que los 28 socios europeos abordan este tema.

La gira de Xi se produce un mes después de que la Eurocámara aprobara un marco europeo de control de las inversiones extranjeras en la UE, que busca responder a las incertidumbres sobre las adquisiciones, principalmente chinas, en sectores estratégicos. Francia y Alemania reclamaban esta legislación para controlar mejor determinadas operaciones, preocupados por ver cómo grupos extranjeros, especialmente chinos, adquirían a un precio más bajo y a su juicio de manera injusta conocimientos y tecnologías clave al comprar sus empresas. Los europeos están inquietos también por los riesgos de espionaje de Pekín si utilizan para las futuras redes de comunicación de quinta generación (5G) los aparatos del grupo chino Huawei.