Greta se convierte en un fenómeno contra el cambio climático y levanta una movilización que replica sus pasos en Londres

El fenómeno Greta traspasa fronteras. La niña sueca, considerada ya como un símbolo de la lucha contra el calentamiento global, se ha convertido en fuente de inspiración para muchos adolescentes. Lo ha sido en Bélgica y ahora lo es también en el Reino Unido. Miles de estudiantes británicos se han propuesto seguir sus pasos. Han cambiado las aulas por las calles como hace Greta cada viernes. Dando la batalla frente al parlamento británico contra la inacción del gobierno y lanzando críticas contundentes. Han tomado el centro de Londres para concienciar de que son ellos los que tienen las riendas del futuro. Lo hacen sujetando pancartas como estas: en las que se puede leer que "el cambio climático es peor que las tareas de casa". Un toque infantil para que cale hondo un mensaje que debería remover la conciencia de todos.