'Florence' ha dejado 31 muertos en la costa este de EEUU y todavía advierten de más daños

Los rescates se repiten uno tras otro en barca, en helicóptero o ayudados de cualquier cosa que los haga posibles. Así se quedan las ciudades cuando pasa Florence, totalmente anegadas. El nivel del agua es tan alto que cubre ventanas y arrastra coches, como el de estos militares que tuvieron que ser auxiliados por aquellos a quienes habían rescatado. Eso sí, gente para todo miren este valiente que en mitad de la tormenta, casi arrastrado por el aire aprovecha el agua para limpiar su coche. El número de fallecidos por el paso del huracán supera ya la treintena, entre ellos un bebé de menos de un año. Muy pendientes hoy del avance de Florence, las previsiones no son buenas y se espera que su peligrosidad y potencia aumenten a lo largo del día.