Casi 1.400 detenidos en la manifestación del sábado en Moscú

Un manifestante lleva un cartel que dice: «¡Tengo derecho a mi propio candidato!», Mientras la policía antidisturbios rusa dispersa a una multitud de activistas de la oposición durante una protesta. / EFE

Se trata del mayor número de arrestos registrado desde el movimiento de protestas que siguió en 2012 al retorno de Vladimir Putin al Kremlin

COLPISA / AFPMadrid

La policía rusa detuvo a 1.373 personas que participaban el sábado en una manifestación en Moscú por unas elecciones libres, según un balance publicado este domingo por la oenegé OVD-Info, especializada en el seguimiento de protestas.

Se trata, según la oenegé, del mayor número de arrestos registrado desde el movimiento de protestas que siguió en 2012 al retorno de Vladimir Putin al Kremlin.

Según las cifras oficiales de la policía de Moscú, unas 3.500 personas, incluyendo unos 700 periodistas y blogueros, asistieron el sábado a la manifestación. La policía informó el sábado de «1.074» arrestos por «infracciones diversas».

La oposición denuncia la exclusión de candidaturas independientes para las elecciones locales del 8 de septiembre, que se anuncian complicadas para los candidatos que apoyan al poder, en un contexto de fuerte descontento social.

La protesta del sábado, frente al ayuntamiento de Moscú, tuvo lugar tras una concentración que congregó a 22.000 personas el domingo anterior, algo nunca visto desde 2012. Varios de los arrestos efectuados el sábado fueron violentos, con numerosos manifestantes heridos en la cabeza.

La embajada de Estados Unidos en Rusia denunció el uso «desproporcionado de la fuerza policial». «La violencia y los arrestos socavan el derecho de los ciudadanos a participar en el proceso democrático», tuiteó la portavoz de la embajada Andrea Kalan.

Por su parte, la Unión Europea (UE) criticó esta ola de arrestos. «Estas detenciones y el recurso desproporcionado a la fuerza contra los manifestantes pacíficos (...) atentan de nuevo gravemente contra las libertades fundamentales, de expresión, de asociación y de reunión«, dijo en un comunicado Maja Kocijancic, portavoz de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

La oenegé Amnistía Internacional (AI) denunció el sábado por la noche un «uso excesivo de la fuerza» por parte de la policía y pidió la «liberación inmediata de manifestantes pacíficos».

El opositor Ilia Iashin anunció una «nueva gran manifestación» en Moscú el 3 de agosto.

Por la mañana, antes de la concentración, varios opositores fueron arrestados y sus domicilios y oficinas, registrados. El miércoles, el principal opositor al Kremlin, Alexéi Navalni, fue condenado a 30 días de prisión por violación de «las reglas de las manifestaciones».

Este domingo, Navalni fue hospitalizado debido a una «grave reacción alérgica», según su portavoz. Ésta señaló en cambio que el opositor nunca había sufrido ningún tipo de alergia.

Estas acciones judiciales tienen lugar tras la apertura de una investigación por «obstaculización del trabajo de la Comisión Electoral» de Moscú, a raíz de manifestaciones a mediados de julio. Pueden dar lugar a penas de hasta cinco años de prisión, lo que recuerda las condenas pronunciadas durante el movimiento de 2011-2012 contra el regreso de Putin a la presidencia.