Crisis de refugiados en la frontera brasileña con Venezuela por la oleada de migrantes sin recursos

Con lo poco que les queda metido en una maleta hasta 500 venezolanos cruzan cada día la frontera con Brasil, huyendo de la miseria y el hambre.  La mayoría llegan sin dinero y sin un techo donde vivir, se ven obligados a dormir en las calle. La situación en la zona es crítica y los refugios instalados para acogerles no dan abasto. Se calcula que en lo que va de año más de 50 mil venezolanos han entrado en Brasil y por ese motivo hace unos días un juez cerró la frontera, pero horas después el Tribunal Supremo brasileño la reabrió por no respetar la Constitución ni los tratados internacionales de acogida de refugiados. El éxodo masivo de venezolanos se está convirtiendo en una emergencia humanitaria en Brasil.