Así es el 'gaokao', el examen más duro del mundo

Así es el 'gaokao', el examen más duro del mundo

Fuerzas especiales de seguridad transportan las preguntas de los exámenes, que son consideradas secreto de Estado. Copiar en la selectividad china acarrean penas de hasta siete años de prisión

EFEPEKÍN

Casi diez millones de estudiantes en China se enfrentan hoy y mañana a los exámenes de selectividad para acceder a la Universidad, conocidos como el «gaokao», unas exigentes pruebas que servirán para determinar su futuro académico y profesional.

En concreto, un total de 9,75 millones de escolares, la cifra más alta de los últimos ocho años, competirán por las mejores puntuaciones para acceder a las universidades del país, cuya oferta educativa es muy demandada y no está al alcance de cualquiera.

Los estudiantes comenzaron hoy con una prueba de chino por la mañana, a la que sigue un examen a elegir entre la rama de ciencias (en la que se evalúan sus conocimientos de química, física y biología) y la de letras (que comprende geografía, historia y política).

La segunda y última jornada de exámenes, que tendrá lugar mañana, arrancará con un test de matemáticas común para todos los estudiantes y concluirá por la tarde con uno de inglés. Todas las pruebas tienen una duración de dos horas.

«Estoy un poco nerviosa, aunque creo que estoy más o menos preparada. He hecho muchos ejercicios de 'gaokao' de años anteriores y he estudiado una media de diez horas diarias en el último año», contó a Efe Wang Xin, pequinesa de 18 años cuyo objetivo es entrar en la Universidad Médica de la capital para estudiar Medicina.

En su opinión, «la vida no está completa sin hacer el 'gaokao' porque es una experiencia muy importante» y, aunque admite su nerviosismo, cree que será más difícil la vida profesional posterior a la Universidad que estos exámenes de acceso.

La carrera de Medicina en esa Universidad no es de las más solicitadas del país, como lo son las de las prestigiosas universidades de Pekín o Tsinghua, todas en la capital, por lo que Wang confía en poder acceder.

Esta cita académica anual, que se celebra desde el año 1977 en el país, es el mayor examen del mundo por número de postulantes y moviliza a millones de estudiantes, familiares y profesores que los acompañan en la experiencia.

Para facilitar la concentración de los alumnos, las autoridades de Pekín han pedido a los conductores de autobús de las 381 rutas que pasan cerca de las aulas de bachillerato en las que se celebran los exámenes que no toquen el claxon, y el número de servicios se ha ampliado para satisfacer la demanda.

El Ministerio de Educación difundió una circular el miércoles solicitando a los examinadores y departamentos educativos que «coordinen el control del ruido», y que tomen medidas de prevención sanitaria para evitar que los estudiantes sufran problemas como «golpes de calor».

A éstos, por su parte, les pidió que se organicen correctamente teniendo en cuenta los horarios de los exámenes y que cumplan siempre con las normas durante las pruebas.

Desde 2016, copiar en el «gaokao» es un crimen incluido en el Código Penal de China y punible con hasta siete años de prisión, ante la existencia de mafias que intentan vender artefactos a los estudiantes para que hagan trampas, como prendas de ropa con micrófonos incorporados.

Teniendo en cuenta el número de candidatos y la cantidad de plazas ofrecidas, aproximadamente uno de cada cuatro alumnos no obtendrá la nota suficiente para ir a la universidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos