China condena a muerte a otro canadiense por tráfico de drogas

China condena a muerte a otro canadiense por tráfico de drogas

Pekín amplía su guerra contra los estupefacientes a los usuarios, que según el Consulado español están indefensos en procesos sin garantías

ZIGOR ALDAMACorresponsal. Shangái

El tribunal de la ciudad china de Jiangmen, en la provincia suroriental de Guangdong, condenó este martes a muerte a dos individuos acusados de traficar con más de 63 kilos de anfetaminas. Uno de ellos, identificado como Fan Wei, es canadiense. El otro, llamado Wu Ziping, tiene la nacionalidad china. El juez considera probado que ambos pertenecían a una banda de narcotraficantes en la que también participaban otros extranjeros: un estadounidense, al que la escueta nota publicada por el tribunal se refiere solo como Mark, y cuatro mexicanos -León, Pedro, Óscar, y Carrett-, también fueron sentenciados por ello a la pena capital, pero su condena queda suspendida durante dos años y, si tienen buen comportamiento en ese tiempo, será conmutada por cadena perpetua.

Según la autoridad judicial, la banda tenía su base de operaciones en la localidad de Taishan, y no solo comerciaba con droga. También produjo más de 63 kilos de metanfetamina y 366 gramos de metilfenidato. El tribunal también informó de que representantes consulares de los países a los que pertenecen los criminales estuvieron presentes durante la vista en la que se dictó sentencia, pero el caso ha provocado varios interrogantes.

Los delitos se cometieron en 2012. Los acusados fueron juzgados un año después, pero el veredicto no ha llegado hasta ahora. Sorprende la tardanza, y también la coincidencia en el tiempo con el polémico caso de Meng Wanzhou. La vicepresidenta de Huawei está en Canadá, bajo control de las autoridades, pendiente de que un tribunal de ese país decida sobre su extradición a Estados Unidos, que la acusa de diferentes delitos económicos. China se ha opuesto de forma contundente a este procedimiento y varios dirigentes han advertido sobre las consecuencias que el caso puede tener en las relaciones entre el gigante asiático y Canadá.

Otras sentencias

El fallo de Fan también llega pocos meses después de que otro compatriota, Robert Lloyd Schellenberg, fuese sentenciado también a muerte por tráfico de drogas. Curiosamente, ya había sido condenado a 15 años de prisión en un veredicto anterior y la revisión al alza de su condena fue relacionada por analistas con el caso de Meng. Por si fuese poco, otros dos canadienses fueron arrestados, y están pendientes de juicio por robar secretos de Estado.

En cualquier caso, es evidente que China se toma muy en serio la lucha contra la droga. Y más allá de rencillas diplomáticas puntuales, parece que ha lanzado una nueva campaña contra quienes trafican y consumen estupefacientes. Es lo que se desprende de un correo enviado por el Consulado General de España en Shanghái a todos los residentes españoles. En el mismo, se advierte de que estos delitos están penados hasta con la muerte, y se alerta de la falta de garantías a la que se enfrentan los posibles infractores.

«Según testimonio de personas afectadas, la Policía fomenta la delación para llegar a más presuntos consumidores, a quienes detiene en cualquier sitio y somete a un duro interrogatorio para, a continuación, practicar un análisis de orina y capilar, cuyos resultados no se entregan al detenido», se lee en la nota del Consulado. «El detenido no puede ponerse en contacto telefónico con nadie, ni siquiera con un abogado. Tampoco interviene un juez en esta fase. Algunos son expulsados al cabo de diez días sin pasar por un centro de detención», concluye.